Connect with us

Opinión

Presidente Olaechea

Publicado

el

Quien escuchara el mensaje tranquilamente hubiera podido confundir al presidente del Congreso con un presidente de la república, pues su discurso tenía el tenor del de un jefe de Estado.



Con 76 votos de sus pares de 126 presentes, Pedro Olaechea Álvarez-Calderón fue elegido como nuevo presidente del Congreso de la República en un momento crucial para la democracia. Convocó a fujimoristas que le dieron el sólido respaldo de su bancada mayoritaria, sumándose a la primera vicepresidencia, y tuvo la habilidad de unir en su proyecto a la facción disidente de Fuerza Popular (Cambio 21) así como a la exbancada del gobierno de PPK, hoy denominada Contigo.

El presidente del Congreso delineó su plan de acción para el período anual 2019-2020 con un discurso corto pero sustantivo de los problemas del país, de lo que se debe esperar del Parlamento en ese contexto y de defensa de la Constitución de 1993 como factor de progreso así como de la separación de poderes, enfatizando el hecho de que defenderá el fuero parlamentario ante cualquier desvarío. Quien escuchara el mensaje de Olaechea tranquilamente hubiera podido confundir al presidente del Congreso con un presidente de la república, pues su discurso tenía el tenor del de un jefe de Estado.

Así las cosas, el mensaje a la nación de Vizcarra –un político sin luces intelectuales ni objetivos a largo plazo a no ser los de la ambición– tiene bastante chance de quedar opacado por el de Olaechea que, además, ha tomado la iniciativa política proponiendo una “agenda de emergencia nacional” para poner al Perú a caminar con ejemplos y números simples para el entendimiento de cualquiera. Es decir, ha puesto la pelota en la cancha del presidente de la República en lo que se refiere a los problemas concretos del país, más allá de aquellos que no le interesan más que a una minoría elitista y snob de caviares (“a los que nadie ha elegido y no responden más que a los que los financian”) amantes de las “reformas” políticas y judiciales de escritorio.

En síntesis: Olaechea le ha dicho al país que colaborará con el presidente de la República, pero no se dejará avasallar ni dominar por el chantaje, las amenazas o el miedo.

En cuanto a la agenda propia del Congreso como administración, el flamante presidente no tocó el tema; muy pronto, sin embargo, tendrá que enfrentar una estructura paralizada por la tramitología y por el enorme desatino que fue ceder ante la histeria de los pasquines para meter a la Contraloría General de la República a buscarle cinco pies al gato, lo que ha hecho que nadie quiera comprarse ninguna solución ejecutiva a los problemas del día a día. En otras palabras, todos se tiran la pelota para no firmar nada.

Y ya que el flamante presidente es amigo de los números y los ejemplos, va el de que la Contraloría tiene una estadística de 25 mil funcionarios sancionados del Estado en un lapso ridículo, lo que demuestra que el sentido común indica que no son los funcionarios el problema, sino la Contraloría.

Veremos mañana cómo responde el presidente al desafío patriótico y programático del presidente del Congreso, al que hay que desearle la mejor de las suertes porque de él y de la institución que preside depende en buena cuenta el equilibrio de poderes.

Foto: Trome

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Psicosocial

Seguir leyendo

Opinión

El síndrome de Keiko Fujimori

Seguir leyendo

Opinión

Nido de serpientes

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo