Connect with us

Opinión

¡Pregunta nomás!

Publicado

el

Villarán hizo exactamente lo mismo que su collera de ayayeros le imputa a Castañeda, con una pequeña diferencia: Río Verde era ilegal; el bypass, no.



Una gavilla de desinformados más un coro de veganos le imputa a Castañeda haber “presionado” a una empresa constructora para que no se haga un proyecto porque “no le gustaba”. Se trata del Proyecto Río Verde de la gestión de la exalcaldesa Susana Villarán. Dicen esos mismos que Castañeda intercambia “dolosamente” el proyecto de Villarán por el suyo, a saber, el bypass de 28 de Julio. 

Pero resulta que a Villarán tampoco le gustaba el proyecto original de Castañeda paralelo a las laderas del Rímac, a saber, el de la Línea Amarilla ideado para un Corredor Segregado de Alta Capacidad (COSAC). Y como no le gustaba, decidió cambiarlo: “No estábamos contentos, mucho menos los pobladores de la Margen Izquierda del Río Rímac, con quienes me he entrevistado durante todo este tiempo desde la campaña electoral y después como alcaldesa, así como mis funcionarios (Acta N° 024 Sesión Ordinaria de Consejo de fecha 02 de junio del 2011)”. 

El problema es que como el contrato original del proyecto Línea Amarilla ya estaba firmado (12/11/2009) y no podía ser revisado sino hasta después de transcurridos tres años, Villarán lo paraliza a la espera de poder modificarlo para hacer el suyo. 

En el ínterin, con fecha 20 de mayo de 2011, la administración de Villarán habría acordado con las empresas involucradas en la construcción, desnaturalizar el proyecto primigenio “asignando los recursos originalmente destinados al COSAC para un fondo cuyo propósito específico será la construcción del Proyecto Río Verde y/u otras obras”. Habría que preguntarles a los señores Valfredo de Assis Ribeiro Filho (OAS), André Giavina Bianchi (Línea Amarilla SAC), Miguel Enrique Prialé Ugaz (exgerente de la MML) y Diego Martín Ferré Murguía (gerencia de la Promoción de la Inversión Privada) qué tienen que decir al respecto.

Es decir, Villarán hizo exactamente lo mismo que su collera de ayayeros le imputa hoy a Castañeda, con una pequeña diferencia, a saber:

Mientras que el contrato del Proyecto Línea Amarilla de Castañeda tenía la aprobación del MEF, requisito indispensable para tener viabilidad legal, el modificado por Villarán, o sea  el de Río Verde, NUNCA CONTÓ CON LA APROBACIÓN DEL MEF, es decir, era ilegal.

Así, el intercambio de proyectos que hizo Villarán fue el doloso; no así el de Castañeda, pues el del bypass de 28 de Julio sí contó con la aprobación del MEF (02/10/2015) como también lo hizo el de Línea Amarilla.

En síntesis, ese es el problema de prestarle bola a personas que no saben qué pasa cuándo no les llega su estado de cuenta de la tarjeta de crédito.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El siglo de los tarados

Seguir leyendo

Opinión

Marcelo y el candidato del color de la mora

Seguir leyendo

Opinión

Expreso revela “la conexión humalista” de Maximiliano Aguiar

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo