Connect with us

Opinión

PPK estuvo a la altura

Publicado

el

El presidente no fue elegido para pechar a nadie.



Se acabaron las especulaciones: PPK actuó a la altura de lo esperado  y “evitó” una confrontación innecesaria que le hubiese hecho un gran daño al país, a la inversión, a la economía, a la política en general y, sobre todo, a él en su calidad de presidente. Y utilizo las comillas porque el presidente jamás debió permitir que se activara la ola de especulaciones que pusieron al país al borde de la zozobra, de la incertidumbre, del enfrentamiento y de la decepción.

No fue escogido para pechar a nadie ni para enfrentarse a ninguna bancada ni para pelearse a la primera. Tampoco para cambiar a su primer ministro a los cuatro meses de gobierno. Todo eso era un absurdo, de una gran desinteligencia.

Muchos comparten el fastidio de PPK por la forma malcriada cómo fue tratado su ministro en varias oportunidades. Y ahora que se ha puesto algo de paños fríos, que se ha tomado una decisión que calma un poco las aguas, quizás sea un buen momento para hacerse algunas preguntas.

¿Quiénes lo llevaron a esta absurda crisis? ¿Qué fue lo que le dijeron para que tuviera un manejo tan díscolo? ¿Por qué se demoró tanto en tomar esa decisión? ¿Son necesarios estos mensajes solemnes para comunicarse con el  país, no sería mejor cambiar de estrategia?

Es obvio, después de lo ocurrido, que no hay en el gobierno un adecuado soporte de análisis y comunicaciones, que al gobierno le hace falta un equipo de apoyo escogido con pluralidad —sin compadrazgos— un equipo que analice de verdad, que no actúe desde sus intereses políticos personales, desde lo mezquino, desde el cierrapuertas, desde la ambición o desde los celos profesionales.

En la actualidad lo que hay es un gobierno hermético y carente de lógica comunicacional. Por eso pasó lo que pasó.

Sería además recomendable que el presidente abra la participación de su gobierno, que dé espacio a quienes despreció después de la campaña, que escuche a otra gente, que le ponga un tapón en la boca a sus allegados que no hacen más que insultar a la oposición, descalificarla, acusarla de corrupta. Más allá de la historia del fujimorismo, igual ofende, denigra, insulta, excluye, resiente, y no se puede pretender que los millones de peruanos que votaron por la oposición son malas personas.

El gobierno tendrá que aceptar que es débil si quiere llegar a buen puerto; deberá asumir que la oposición le ha ganado el primer round, que la política no es una guerra, sino que también es de sentido común, mucho sentido común. PPK debe dejar de ser un director de gobierno para ser más presidente desde el día a día.  

Ojalá revise y amplíe su entorno cercano, pues el que tiene estuvo a punto de llevarlo a la ruina política… y en solo cuatro meses y medio.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Edmer Trujillo: otra raya más al tigre

Seguir leyendo

Opinión

¿Elecciones o concurso de popularidad?

Seguir leyendo

Opinión

Ciudadano K

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo