Connect with us

Opinión

PPK en los zapatos de Hamlet

Publicado

el

Tremendo dilema del Gringo: ser o no ser un "No a Keiko" en esta segunda vuelta.



La primera encuesta post primera vuelta puede traer optimismo a las filas de Peruanos Por el Kambio. Especialmente si lo que se busca es anotar un logro personal para un hombre que ha desarrollado una carrera importante y destacada en el sector público y en el mundo empresarial. Pero más allá de esto, la realidad marca que esta segunda vuelta plantea un dilema muy complicado para PPK como eventual presidente del Perú.

Pase lo que pase en la segunda vuelta, es clarísimo que el fujimorismo será parte cantante del próximo gobierno. De nada sirve el llanto de la izquierda que sueña con evitar que Keiko Fuijmori asuma la presidencia, pues será imposible gobernar obviando al fujimorismo. Y es que su apabullante mayoría congresal lo hace prácticamente “dueño” del primer poder del Estado.

Esto plantea a PPK un dilema. Si quiere ganar, necesitará exacerbar el sentimiento antifujimorista. Prácticamente, ser y parecer un “No a Keiko”. ¿Por qué? Porque a Keiko no le resultará muy difícil, al transcurrir la campaña, reposicionar a su rival en el ala más extrema de la derecha nacional, esa vinculada a los poderosos gremios empresariales, los grupos mediáticos, la vieja aristocracia criolla y hasta a la banca internacional. Con lo cual, se va a embolsicar electoralmente a los masivos sectores C, D y E, incluso de los reacios departamentos del sur.

Por tanto, puede verse tentado PPK a apelar al discurso antifujimorista “claro y raspao”. Lo que tendría sentido si vemos que su rival tiene el mayor nivel de antivoto. Solo que, al hacerlo, va a abrir heridas que hasta ahora no ha abierto, pero que lo pondrían en ruta de colisión, en el caso de ganar, frente a la poderosa “armada” parlamentaria naranja.

De no hacerlo así, el popular “gringo” puede terminar viendo cómo se desgrana su 44% de dote inicial que le asigna Ipsos, aunque mantendrá una saludable relación con la mayoría congresal si gana. Y si pierde, le permitiría incluso convertirse en el hombre de la gobernabilidad, abriendo espacio político para su bancada congresal con la consecuente consolidación de su partido.

Pues aunque le servirá de poco a sus aspiraciones personales si no llega al gobierno, en términos de gobernabilidad para el país podría ser una fórmula magnífica un entendimiento programático entre los dos finalistas, que sería reconocido para bien de su partido y también de sus parlamentarios.

Ser o no ser. ¿Qué haría Hamlet? Menudo dilema para PPK. Veremos qué decide.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

“Ha muerto un inocente”

Seguir leyendo

Opinión

¡Psicosociales los de hoy!

Seguir leyendo

Opinión

Solo falta la infiltración cubana

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo