Connect with us

Opinión

PPK: de la necesidad, una virtud

Publicado

el

El presidente "cede" con un asunto que era políticamente inviable y cuyas consecuencias para su presidencia lo son aún más.



El jefe del Estado quiere conversar con las fuerzas políticas de oposición, sobre todo con Fuerza Popular, pero pone como condición para el diálogo, la reflexión y el acuerdo nacional que el ministro de Educación, Jaime Saavedra, se quede en su puesto. Tal ha sido la esencia del mensaje a la nación en el que el presidente no solo ha vuelto a defender a su ministro llenándolo de halagos, sino que ha calificado la eventual censura de Jaime Saavedra como “injustificada”.

Pese a ello, luego de deplorar la actuación del Congreso con su ministro, el presidente ha querido hacer de la necesidad virtud mostrando una suerte de magnanimidad principesca: PPK anunció que “no hará” cuestión de confianza del gabinete por su ministro de Educación. Es decir, el presidente “cede” con un asunto que era políticamente inviable y cuyas consecuencias para su presidencia lo eran aún más.

El objeto de este pantallazo es dejar al Congreso en general,  y a la mayoría opositora en particular, como los intransigentes que no atienden a los requerimientos de unidad nacional a la que invoca el presidente, pues si así lo hicieran no censurarían a Saavedra. El chantaje, ciertamente, no es la mejor carta para sentarse a negociar… sobre todo si el contendor tiene full de ases en su baraja.

El sentido común indica que la mayoría debe actuar según la línea de la moción de censura presentada, pues no hay nada nuevo que indique que se debería cambiar la decisión tomada por Fuerza Popular. Cualquier diálogo nacional, reflexión y acuerdo posterior debería hacerse luego de la censura del ministro, pues su cabeza es la condición sine qua non para que se supere el impasse entre los dos poderes del Estado.

Mientras tanto, seguirá adelante una evidente campaña mediática contra el Congreso a fin de demonizarlo ante la opinión pública, deslegitimándolo (canasta navideña, aguinaldo, compra de computadoras, chats, etc). Se trata, con la complacencia del Ejecutivo, de dividir la cancha entre el bien y el mal, con lo que el diálogo que ha propuesto el jefe del Estado se hace inviable en esas condiciones.

Así las cosas, el presidente da por perdido a su ministro y —lejos de ganar el diálogo al que invoca a la oposición fuijimorista— solo pretende que sus quejas impacten positivamente en la próxima encuesta de opinión pública pues, como ya dije en varios artículos precedentes, la calle es la única que le daría estabilidad a su precaria situación política. Mi pálpito es que lo que el presidente perdió en aprobación popular ya no lo recuperará más.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El doble rasero en el Perú

Seguir leyendo

Opinión

Sí al voto preferencial

Seguir leyendo

Opinión

RBG y el TC

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo