Connect with us

Opinión

PPK a la conquista de los pueblos

Publicado

el

Tiene ante sí una legitimidad por construir.



Comenzó la transferencia: pronto será la entrega de credenciales por el JNE al nuevo gobernante y el Perú entrará de lleno en una nueva etapa que se anuncia entusiasta, inspirada no solo en el buen humor del presidente de apellido difícil, sino también en la seriedad de su cargo y en sus condiciones personales y profesionales de altísima calidad.

Un entusiasmo presidencial que ya reclama decisiones. Una muy buena ha sido viajar para agradecer personalmente el apoyo del pueblo cusqueño en su tierra como un primer paso para honrar sus promesas de campaña. 

La siguiente pascana debería ser Arequipa —tan generosa y decisiva— y, por supuesto, le toca ir a la reconquista del norte.  

En realidad, debería recorrer todo el país; pueblos y regiones esperan a un PPK que deberá dosificar prudentemente su tiempo y su energía para responder a la ilusión y esperanza que despierta un gobierno nuevo. Si así lo hiciera, con un inteligente y comprometido peregrinaje nacional podría cerrarle el paso a ese fujimorismo parlamentario que algunos quisieran agresivo y prepotente a partir del uso forzudo e inconveniente de la mayoría obtenida en las urnas.

No estamos en tiempos de guerra sino de construcción. Por eso, el mismo pueblo que los eligió como representantes naranjas podría decirle no a una actitud intolerante y de confrontación con un gobierno que sí dialoga y exhibe voluntad de superar la polarización.

En una campaña electoral se pueden decir muchas cosas, pero un ánimo de pelea e inmadurez que persista podría afectar seriamente la estabilidad democrática. Por eso los pueblos cívicamente desarrollados saben pasar la página. En las antípodas de esa actitud deseable estarían las censuras de gabinetes o la disolución del Congreso o las vacancias presidenciales por incapacidad. Nada de eso es positivo ni será bien recibido por un pueblo ilusionado con esperanzas de cambio. 

Los agravios y los rencores de una campaña se quedan en ella. No tienen por qué prolongarse malamente a lo largo de una gestión que todos deseamos exitosa. PPK tiene ante sí una legitimidad por construir.

Se ha dicho y repetido que no hay lugar para la obstrucción, que vienen tiempos de hacer política en el mejor sentido y conectar con el cambio. Ni gobierno ni oposición pueden actuar en contra de los intereses del país. Puede ser que no se sienten a dialogar entre sí, como hubiera sido deseable, pero ambos están obligados a aceptar ese gran derrotero común de hacer todo lo posible por construir bienestar para los peruanos sin discriminación ni exclusiones en un marco de democracia y Estado de derecho. En esa línea nos encontramos todos. 

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Dueño de nada

Seguir leyendo

Opinión

¿Por qué tenemos relaciones diplomáticas con un dictador?

Seguir leyendo

Opinión

Solo a los amigos del presidente

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo