Connect with us

Opinión

Por la plata baila el mono

Publicado

el

Las ONG de izquierda y una inaudita intromisión de embajadora de UE en asuntos internos de los peruanos



En una carta altisonante e impertinente, la embajadora de la Unión Europea Irene Horejs pretende dar lecciones al gobierno peruano de “gobernanza” con relación a los conflictos sociales promovidos por un sector conocido de la izquierda peruana —agazapado tras varias ONG—, contra determinados proyectos de inversiones mineras. La carta está dirigida a la canciller de la República Ana María Sánchez, con copia al presidente del Consejo de Ministros y a la directora ejecutiva de la Agencia de Cooperación Internacional (APCI). Acompañan a la firma de la señora Horejs las de los 12 embajadores de la UE acreditados en el Perú.

Como es bien sabido, luego de los penosos sucesos producidos en Islay por el proyecto Tía María, el gobierno anunció una serie de nuevas disposiciones para renovar las inscripciones de las ONG acreditadas en la APCI. Esto, con el fin de cautelar los intereses del Estado y de la sociedad frente a lo que el gobierno considera una labor que, lejos de contribuir a la solución de los conflictos, los agrava azuzándolos.

Por supuesto que las ONG concernidas han puesto el grito en el cielo denunciando un abuso del gobierno peruano. No es para menos. En juego están los millones de euros que reciben anualmente de la cooperación internacional, principalmente europea. El punto es que el gobierno está en su derecho de regular lo que le parece, en el marco de la Constitución y la ley, y las ONG peruanas de protestar todo lo que quieran: finalmente, es un asunto entre peruanos.

Pero como por la plata baila el mono, las ONG que se rasgan las vestiduras contra los lobbies cuando les conviene, han hecho lobby –¡y vaya qué lobby!— para que la embajadora de la Unión Europea meta sus narices en nuestros asuntos internos, “preocupada” porque “las autoridades e instituciones peruanas pudiesen dar crédito a versiones recogidas por algunos medios sobre un supuesto apoyo financiero de parte de ONG europeas a personas u organizaciones involucradas en estos conflictos, atribuyendo a este financiamiento la responsabilidad de los mismos […] En este contexto —prosigue la embajadora—, la atribución sumaria y sin pruebas de la responsabilidad de un conflicto social a ONG europeas no solo sería injusta sino que podría llevar a opacar la comprensión del conflicto”.  

Exactamente lo mismo que la embajadora dicen las ONG peruanas que están a punto de perder la mamadera: “Los representantes de estas organizaciones consideran que la conflictividad social que existe en el país no es responsabilidad de ellas y que intentar buscar culpables de esta situación impide ver el problema y conduce a falsas soluciones”.

El lobby no puede ser más claro: simplemente es cuestión de comparar los textos.

El supremo gobierno debe rechazar tajantemente la injerencia de la embajadora Horejs y de los doce embajadores que la acompañan en este despropósito. El Perú no les dice cómo resolver sus asuntos ni se preocupa por temas conflictivos como la legalización del matrimonio gay y el aborto, que han generado divisiones sociales en varios países de la UE.

Por último, Europa es la menos autorizada para dar lecciones sobre conflictos. La responsabilidad de dos Guerras Mundiales y la colonización del mundo deberían abstenerla de abrir tanto la boca. Es de mala educación, señora embajadora.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Leviatán desencadenado

Seguir leyendo

Opinión

Ahora sabrán lo que es fascismo

Seguir leyendo

Opinión

Fragmentación electoral

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo