Connect with us

Opinión

Policía bueno y policía malo

Publicado

el

¡La doble moral del rojerío no tiene límites, escandalizándose por la renuncia de Evo! ¿Acaso no celebraba cierre inconstitucional del Congreso por parte de Vizcarra, avalado (con fotito a lo Fujimori y Montesinos) por las FF. AA. y la PNP?



1) Luego de catorce años atornillado en el poder, finalmente el izquierdista Evo Morales dejó la presidencia de Bolivia. Morales tuvo que dimitir ante el estallido social que provocó lo expuesto por la OEA: hubo fraude en las últimas elecciones. Esta vez, Evo Morales no pudo sacarle la vuelta a la ley, como sí lo hizo cuando el Tribunal Constitucional consideró que podía reelegirse sin límites, pese a que en el referéndum del 2016 los bolivianos le dijeron que no lo querían más.

Sumado a las manifestaciones violentas, lo que precipitó la renuncia de Evo –quien pretendía con todo el cuajo del mundo participar en unos nuevos comicios– fue el papel jugado por las Fuerzas Armadas y la Policía, que se declararon en rebeldía y le dieron la espalda al populista.

Leo que el rojerío peruano señala que por la participación de los altos mandos castrenses y policiales en Bolivia ocurrió un “golpe de Estado”, repitiendo así lo acusado por Morales y sus socios zurdos, como el dictador venezolano Nicolás Maduro, el electo presidente argentino peronista, Alberto Fernández, y el mexicano AMLO, quien asiló a Morales (no olvidemos que Martín Vizcarra facilitó que Evo fugue a México) ¡Su doble moral no tiene límites! ¿Acaso la izquierda lorcha no celebraba el cierre inconstitucional del Congreso por parte de Vizcarra, avalado –con fotito incluida a lo Fujimori y Montesinos– por las FF. AA. y la PNP?

Vizcarra, y lo seguiré sosteniendo, sí asestó un golpe de Estado: clausuró el Legislativo con una interpretación “fáctica” del rechazo a la cuestión de confianza, cuando esta sí fue aprobada en votación por el Pleno del Parlamento. Ahí sí se quedan calladitos. ¡Que no nos vengan ahora con el cuento del policía bueno y policía malo!

Cuidado con el determinante rol que vienen ejerciendo las fuerzas militares y policiales en la política de países de la región. En medio de las revueltas radicales y mandatarios timoratos e incapaces, no me extrañaría que muchos ciudadanos añoren el retorno de regímenes militares autoritarios. El clamor callejero de “mano dura” solo hará que déspotas se hagan del poder y recorten –aún más– nuestras libertades.

2) Resulta que el fiscal José Domingo Pérez puede hacer lo que le dé gana sin que nada le pase. Se cree intocable. Las guaripoleras han reaccionado rabiosas frente a la sanción del recorte del 1% de su sueldo por haber brindado, como ya se ha vuelto costumbre, “declaraciones políticas”. ¿Qué se ha creído este fiscal que despotrica a diestra y siniestra en contra del titular del Poder Judicial, José Luis Lecaros, y hasta del propio presidente Martín Vizcarra? Un poco de ubicaína, señor Pérez, y póngase a trabajar porque ya se acaban las prisiones preventivas y usted no ha logrado NINGUNA SENTENCIA DEFINITIVA.

3) ¿Quién con dos dedos de frente puede creer que Keiko Fujimori no sabía de los aportes ilegales de Odebrecht a su campaña del 2011? Su argumento de defensa debería ser que en ese entonces las donaciones irregulares no eran delito y que ella jamás fue gobierno. Así como ha deslindado Lourdes Flores.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El síndrome de Keiko Fujimori

Seguir leyendo

Opinión

Nido de serpientes

Seguir leyendo

Opinión

Elecciones risibles

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo