Connect with us

Opinión

¿Podemos seguir así? Manan caraju

Publicado

el

Incendio en Larcomar debe golpear conciencias como el atentado de Tarata (1992), pero carecemos del liderazgo para enarbolar esa bandera.



No es fácil regresar del pie de monte convenciano a esta capital en la que Obama y Putin le dan al jarabe de lengua y el señor presidente de China parece habernos agarrado camote. Bien por APEC. Es como cambiar de siglos.

Coexisten bajo el mismo cielo dos realidades muy diferentes. Un entorno rural casi de frontera e incapaz de haber podido traducir nuevos ingresos en mejorar un tejido social inflamable. Un entorno urbano capitalino que tampoco ha hecho una mejor tarea a la hora de reflejar, digamos, el incremento de los ingresos en la mejora del estándar de vida de quienes padecen sus calles inseguras.

Ojo. En el monte las aves son capaces de cantar cualquier cosa. Hay una que trina, a la letra, “manan caraju”. Y lo entona con buen acento quechua. Del mismo modo encontramos en la gran urbe voces que entonan el canto sutil de una nación moderna capaz de entrar a la OCDE, en condiciones de liderar el desarrollo regional hemisférico del XXI.

Manan caraju, provoca responderles a esos profetas del primermundismo. Pero no en plan de protesta porque la confrontación daña, más bien provoca decirlo para despertar todos juntos del canto de sirena.

La APEC fue fundamental y quizás la más interesante de todas. Porque el personaje central, aunque no vino, fue un tal Donald Trump. Fundada en los evangelios del libre comercio, tendrá que lidiar en adelante con un presidente electo, Trump, que ha chancado feo a los chinos en campaña y que ha vuelto doctrinario el cuestionamiento a los tratados de libre comercio.

Por un momento la APEC ha cobrado la imagen de cuento infantil. Agrupados todos, con poncho al hombro, porque se viene la lucha con el gigante egoísta llamado Trump. Y la BBC destaca como la más importante expresión en Lima del aún presidente de los Estados Unidos la promesa de Barack Obama de tomar la bandera contra Trump, si se ven afectados los valores tradicionales.

Una posible  guerra comercial global podría estarse desatando desde Lima. Así está el mundo. ¿Pero cómo está el Perú? 

O decimos manan caraju y nos levantamos como ciudadanía, o las llamas de fuego y la inseguridad nos consumen. El incendio de Larco Mar debiera golpear como el atentado de Tarata (1992) y el liderazgo político debiera tomar esa bandera y dejar de barrer bajo la alfombra. Pedro Pablo, Keiko… ¿están ahí? Manan caraju.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Nivel callejón

Seguir leyendo

Opinión

Historias de amor del ‘pato rengo’ y las gallinas de Stalin desplumadas

Seguir leyendo

Opinión

Bajo las faldas de la fiscalía

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo