Connect with us

Opinión

Pitazo inicial

Publicado

el

La FPF busca modelos. 



En esta primera semana útil de 2015, el estrenado presidente de la FPF Edwin Oviedo tomó asiento con el mundialmente emblemático Harold Mayne-Nicholls quien trabajó doce años en los más altos niveles de la FIFA y cuatro como presidente de la ANFP de Chile (el equivalente a la FPF)— para nutrirse de la exitosa experiencia del fútbol chileno. ¡Bien!

El fútbol chileno, en su estricta valoración corporativa, patrimonial y financiera, es doce veces el peruano. Hace diez años que Chile implementó la afamada Ley de Sociedades Anónimas Deportivas, transformando radicalmente la estructura de los clubes, la mayoría de los cuales está hoy administrada por corporaciones privadas que incluso cotizan en bolsa, además de mantener y respetar a los socios institucionales originales. Allá se llega a situaciones inimaginables en el Perú, como que el popular y líder Colo-Colo (digamos, “el Alianza Lima de Chile”) reparte jugosos dividendos a sus inversionistas. 

La filosofía en la que descansa este modelo es simple y contundente: el fútbol es una industria del millonario mundo del entretenimiento y, en ese contexto, la estrategia del país mapocho es aplicar conceptos básicos de gestión empresarial y mercado. Para muestra un botón: existe un canal de televisión exclusivo, excluyente y muy rentable para el fútbol de propiedad de los clubes. En consecuencia, la cotización actual en los mercados internacionales de los futbolistas chilenos supera más de ocho veces la de los peruanos y -—¡lo que gusta a la gente!-— Chile clasifica a los Mundiales.

Modelos hay muchos y es bueno conocerlos a fondo para sacar al fútbol peruano de su terrible decadencia actual y refundarlo desde sus cimientos. Por estos lares, además de Chile, las buenas experiencias de estructuras futbolísticas como las de Colombia y México podrían servirnos para aprender.

Sin embargo, también existen los malos ejemplos: la recomendación clara para los nuevos directivos de la FPF es alejarse corriendo de esas influencias tóxicas. Un caso visible y actual es el del fútbol argentino, que siendo el mejor de este continente y uno de los principales referentes del mundo, se ha contaminado penosamente luego de acercarse a los favores económicos de Cristina y su banda kirchnerista.

Entonces, la primera gran lección para el señor Oviedo será que se mantenga a varios kilómetros de distancia de los gobiernos, principalmente del actual, a menos que quiera llevar ideas de fracasos múltiples, corrupción inmanejable y enorme mediocridad a la Federacion Peruana de Fútbol. 

Por favor, que solamente vea a Nadine Heredia o a Cristina de Kirchner por televisión.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Por qué Vizcarra podría quedarse

Seguir leyendo

Opinión

Adelanto de elecciones: ¿Y dónde quedó nuestro derecho constitucional al sufragio?

Seguir leyendo

Opinión

La historia les hará justicia

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo