Connect with us

Opinión

Peligrosa puerta abierta

Publicado

el

El caso Rafo León



Confieso que ayer recién me he enterado de los pormenores del juicio al periodista Rafael León, encausado por la también periodista Martha Meier, lo que me obligó a leer la columna de marras que provocó el entredicho.

¿Despistado? No. Lo que sucede es que suelo filtrar la información que consumo y porque, sinceramente, no me gusta hacer periodismo del periodismo, ni convertirme en comentarista de comentaristas. Muy pocas veces transgredo esa regla personal.

Visto en la situación de la sentencia a León, y examinando la columna así como la reacción del periodista querellado, concluyo que se ha exagerado por todos los extremos. El texto contiene, a mi parecer, una crítica mordaz, que es bastante usual en las columnas de opinión. Es una licencia que tiene un columnista, porque no tiene que ser objetivo. Lo que no puede, eso sí, es falsear hechos indubitables, aunque sí pueda interpretarlos de acuerdo a su enfoque personal. Porque si falsea hechos, ahí ya roza —si no cae  en el terreno de la difamación o la calumnia.

Mi colega columnista Delia Muñoz, dotada de la especialidad legal de la que yo carezco, explica solventemente aspectos jurídicos del caso. Desconozco si se ha configurado delito, pues tampoco he leído la sentencia. Me parece que no es el caso y por tanto, en mi concepto, se ha exagerado con Rafo León.

Me sumo a la protesta de otros por esta lamentable acción contraria a la libertad de expresión. De hecho, no me queda duda es que se puede abrir una peligrosa puerta para limitar la opinión libre, en lo futuro. El precedente es de cuidado.

Dejando claro esto, hay otros matices que me inquietan. Curiosamente, en la columna que es materia del litigio, Rafo León descalifica a Martha Meier precisamente por ejercer su derecho a opinar, incluso a criticar duramente a un personaje público como Susana Villarán, y llega a pedir que la expectoren de su trabajo en El Comercio. Mal pues. A León y a Meier les asiste el mismo derecho. Y es particularmente feo que alguien que dice defender libertades, se convierta en un cancerbero de otros opinantes.

Feo también es que un encausado haga un show atacando a una jueza y amenazándola de nuevo, con el asunto del despido ¿será un patrón de conducta? con que su fallo es el principio del final de su carrera. ¿Tanta seguridad de León revela acaso la certeza de contar con poderosos amigos en un Poder Judicial que está tomado, hace varios años, por el potente e influyente poder caviar? Dejo constancia de que lo expreso en forma de pregunta (por si acaso a alguien se le ocurra meterme preso por expresar este secreto a voces).

No es menos feo, por no decir repudiable, que cuando otros periodistas han padecido similares ataques, como en los casos recientes de Phillip Butters y Aldo Mariátegui, permaneció callada la gran mayoría de los que hoy dedican artículos, tuits, posts y minutos de TV o radio. ¿O es que la “justicia” solo es justa cuando favorece a “los nuestros” y es corrupta e incapaz cuando lo hace con “los otros”?

Opinión

“Ojo, a esa hora yo estuve en el Banco de la Nación”

Seguir leyendo

Opinión

Psicosocial

Seguir leyendo

Opinión

El síndrome de Keiko Fujimori

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo