Connect with us

Opinión

¡Paremos la violencia contra las mujeres!

Publicado

el

El congresista Díaz Dios debe esclarecer urgentemente las acusaciones que pesan contra él.



La violencia física y la discriminación contra la mujer —lo he expresado en numerosos artículos y declaraciones públicas— son inaceptables y condenables; en especial, cuando asistimos a frecuentes golpizas y crímenes de varones contra mujeres. Por eso, las acusaciones contra el congresista Juan José Díaz Dios sobre violencia doméstica contra su esposa resultan especialmente sensibles para la comunidad; en particular, porque había proyectado la imagen de un político joven en ascenso, inteligente, serio, ponderado y hasta religioso.

En las primeras horas de conocido el hecho, pedí en Twitter que no apresuremos juicios hasta no tener evidencia mayor. Tenía en mente la acusación mediática contra el ciudadano Paul Olórtiga, de quien destrozaron la reputación en redes sociales y medios de comunicación cuando lo acusaron injustamente de asesinar a su esposa, la cantante Edita Guerrero. Jamás avalaré el escarnio público sin pruebas o al menos, indicios sólidos.

Sin embargo, pasados ya algunos días del destape de la acusación sobre el congresista fujimorista, me llama a sorpresa que no salga a los medios a decir qué pasó, sea que haya o no cometido las acciones que se le atribuyen. De hecho, también se lo pedí y aconsejé vía Twitter a los dos días de haber aparecido la denuncia mediática.

No basta para un político declarar que no puede decir más para evitar manchar una honra como la de su esposa. Si tiene descargos, debe exponerlos a la opinión pública, más allá de los requerimientos legales y de sus afectos personales. Porque de no hacerlo no solo mancha su propia imagen sino la reputación de su familia y hasta su carrera de abogado. Y dejará la impresión de que las acusaciones son ciertas. De ser el caso, su actitud merecerá el mismo intenso repudio y condena que el de cualquier otro agresor de mujeres.

Además, si Díaz Dios piensa que basta su renuncia para dejar incólume a su partido, no está pensando con claridad. Igual se va a utilizar como baldón de maltrato a la mujer para reactivar viejos cargos ciertos o no que se le han endilgado al fujimorismo. Debe aclarar directamente, como político, porque a medida que pasen las horas y los días la sombra de la culpabilidad se cernirá de manera indeleble sobre el congresista. De él depende. 

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Solo a los amigos del presidente

Seguir leyendo

Opinión

¡Presidente, no juegue más!

Seguir leyendo

Opinión

¿Y por qué no hablamos del “adelanto” de la “repartija” de “mermelada”?

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo