Connect with us

Opinión

¿Para eso hubo referéndum?

Publicado

el

Cualquier expatriado puede ser congresista. Solo tiene que volver al Perú y postular, nada se lo impide: esto prueba que el proyecto de ley es absurdo.



Hace unas semanas, la comisión de Constitución del Congreso aprobó que los peruanos residentes en el exterior (expatriados) tengan dos representantes: algo innecesario y que no constituye un tema urgente, menos aún en medio de una pandemia. La aprobación de esta norma, al igual que la de paridad de género, solo demuestra que una gran mayoría que compone el Congreso no se da el trabajo de analizar las propuestas de ley. Cualquier cosa que suena bonito o parece “popular” o “revolucionario”… la aprueban.

No he encontrado los considerandos en el portal del Congreso, pero luego de un detenido análisis se pueden sacar muchas conclusiones. Aquí me permito señalar un par de premisas que, creo, pueden dar luz sobre el asunto:

1) Cuando elegimos a alguien para que nos represente (en este caso, un congresista que legisla), lo primero que esperamos es que sea alguien que comparta nuestros intereses. De esa manera, supuestamente, aseguramos que no se den leyes que vayan en contra de esos intereses, ya que se supone que nuestro elegido también sería perjudicado. Debo admitir que en la realidad las cosas no son tan parecidas: a veces el interés nacional pasa a segundo lugar.

La mayor parte de los expatriados son ya ciudadanos en los países a los que emigraron; por tanto, sus vidas ya están regidas por otras leyes, muy diferentes a las peruanas. Tienen otros intereses, aspiraciones, y viven en otra realidad. Inclusive pagan impuestos en esos países. El Perú para ellos es, antes que nada, una alternativa turística.

Los problemas que puedan afrontar los expatriados son de ámbito administrativo: referentes a pasaportes, DNI, poderes, etc. y para eso existen los consulados.

2) Cualquier expatriado puede ser congresista. Solo tiene que volver al Perú y postular, nada se lo impide. Esto prueba que el proyecto de ley es absurdo. Los únicos requisitos en la Constitución son: ser peruano de nacimiento, haber cumplido veinticinco años y gozar del derecho del sufragio. Y nadie niega que haya expatriados que puedan tener los méritos y conocimientos para ser congresista, pero ese es otro tema. Si lo quisiera o se lo piden, un expatriado destacado podría servir en otras áreas del Estado.

Aparte de lo inoportuno y gaseoso de esta medida, debería servirnos para tomar conciencia de la pobre calidad de este nuevo Parlamento. Solo ha sido producto de un referéndum innecesario, hecho sin ton ni son y por capricho.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Censura y esclavitud

Seguir leyendo

Opinión

Alternancia y paridad: burradas y transparencia 

Seguir leyendo

Opinión

Martín, Maki y Mario

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo