Connect with us

Opinión

¿Para cuándo el estadista, señor presidente?

Publicado

el

Confianza en el Perú: parafraseando a Churchill, es momento de pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones.



En la quincena de junio pasado, el Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (IEDEP) de la Cámara de Comercio de Lima (CCL) identificó que a nivel nacional existe una cartera de inversión de 363 grandes proyectos de infraestructura de uso público y privado, estimados en US$ 115 467 millones. César Peñaranda, director ejecutivo, manifestó que “estos proyectos de inversión representan alrededor del 50% del PBI del presente año, y fueron seleccionados considerando solo aquellos con una inversión mínima de US$ 10 millones. De materializarse esta cartera se impulsaría el crecimiento económico revertiendo la tendencia decreciente de la economía”.

Días después, la alentadora noticia de que la CONFIEP –en reunión protocolar sostenida en Palacio de Gobierno– alcanzó al presidente Vizcarra la “Agenda País”, consistente en una propuesta de reforma sobre 15 ejes estratégicos de la economía peruana para poder concretar inversiones. La presidenta, María Isabel León de Céspedes, manifestó que “la PEA está compuesta por 17 millones de peruanos. De esta, solo 5 millones son formales. Según la planilla electrónica de la SUNAT, el sector privado genera más del 72% de los empleos formales en el país. Somos el sector que más empleabilidad formal genera. Sin embargo, necesitamos que el gobierno nos ayude a agilizar y concretar las inversiones para reactivar y dinamizar la economía. Esta es la única forma de generar más puestos de trabajo”.

En contraste, la XV Encuesta de Gerentes Generales reveló que la aprobación de los ejecutivos hacia el presidente es de tan solo 51%. Semana Económica añadió: “Esa situación no permitirá que el gobierno avance con las reformas que le interesan al empresariado, como la laboral. En los últimos doce meses, además, el presidente Vizcarra fue cauto con sus políticas económicas, pero osado en su agenda anticorrupción y de reforma política. En el par de años que le quedan al gobierno, todo indica que la relación entre el presidente, el Congreso y el empresario seguirá colmada de ásperos desencuentros y descoordinaciones […] Los ejecutivos creen cada vez más que el desempeño del Ejecutivo para atraer inversiones, destrabar proyectos, ejecutar inversión pública y fomentar inversión minera es deficiente”.

Ese mismo mes, la confianza del consumidor registró su peor resultado en los últimos ocho meses alcanzando 92 puntos (menos de cien es pesimismo), según el Índice de Confianza al Consumidor (ICC), elaborado por GfK. Gestión expresó: “Esto se explica, en parte, porque esta encuesta –realizada entre el 14 a 19 de junio– incluye el impacto del ruido político y las tensiones de los últimos días de mayo: por ejemplo, el presidente Martín Vizcarra pidió la cuestión de confianza vinculada a la aprobación de proyectos de ley de reforma política, los que aún se debaten en el Parlamento”.

En paralelo, en el último semestre del ejercicio fiscal 2019, la ejecución del gasto del gobierno del señor Vizcarra ha sido –por decir lo menos– insuficiente. Así, Consulta Amigable del MEF advierte que en el rubro “Adquisición de activos no financieros”, el MINEDU ejecutó únicamente el 19.9% (PIM S/. 2 724 075 254); el MTC, el 26.9% (PIM de S/. 10 156 480 871); el MINSA, el 18.4% (PIM de S/. 958 827 880); y el MININTER, el 24.7% (PIM de S/. 592 177 444). Mientras que, en el mismo rubro, el Poder Judicial ejecutó solamente el 17.7% (PIM de S/. 211 642 922), y el Ministerio Público el 19.3% (PIM de S/. 112 988 036).

Entonces –ante la parálisis económica que sufre el país, alentada y sostenida por el señor Vizcarra–, no basta la inversión privada en proyectos de infraestructura sino que se necesita, además, que la ejecución del gasto público en este rubro sea eficiente y ejecutada con celeridad. Amén de dejar atrás, y de una buena vez, la distracción y desgaste por la confrontación política con los demás poderes u organismos del Estado.

Como bien anotó el analista político Juan Paredes Castro: “Resulta que la cruzada anticorrupción y la otra de reformas políticas de Vizcarra empiezan a mostrar su lado contradictorio y decepcionante: el de constituir más un espectáculo político y mediático ruidoso, arremolinándose sobre la cabeza de visibles opositores del régimen, que un proyecto político serio y responsable y una demostración palpable de pretender sanear la vida pública e institucional del país”.

Es momento de que el señor Vizcarra –parafraseando a Sir Winston Churchill– se convierta en estadista, pensando en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Bitácora de septiembre: la caballería

Seguir leyendo

Opinión

El dilema de usar o no usar

Seguir leyendo

Opinión

Imposible disfrazar el golpe de Estado

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo