Connect with us

Opinión

Pacto contra el terror

Publicado

el

En el gobierno parecen no haberse dado cuenta del asunto de fondo: de hoy en adelante, está a merced de la calle tomada por el radicalismo de izquierda y por Sendero.



Hace un año, cuando el gobierno recién empezaba en medio de la algarabía general del conglomerado antikeikista que lo llevó al Poder Ejecutivo, advertí que el fiel de la balanza a favor del jefe del Estado iba a ser la calle.

PPK obtuvo una victoria pírrica cuando sin partido y con una bancada diminuta y poco aguerrida ganó la elección presidencial. Imposibilitado de gobernar sin el filtro del Congreso con mayoría absoluta de Fuerza Popular, la única forma de equilibrio político a su favor la constituía la aprobación ciudadana. Pero la última encuesta de Ipsos revela que 64% de los encuestados en agosto de 2017 desaprueban la gestión del presidente de la República. Su aprobación, por el contrario, se desplomó 5% y llegó a 29%, cayendo en los últimos 3 meses en 14%.

El correlato de estas cifras en la calle ha sido la huelga de los maestros, liderados por extremistas de izquierda maoísta, Sendero Luminoso incluido, y que ha paralizado varios sectores de la capital con una marcha nacional que ha puesto en jaque al gobierno. A esta huelga irresoluta se suma la huelga del sector Salud, también sin solución… y así.

El hecho concreto es que la situación del jefe del Estado y su gobierno está sumamente comprometida por la debilidad que significa no poder controlar a las dos grandes fuerzas políticas de hoy: el Congreso con Fuerza Popular a la cabeza y la calle, gobernada por los extremistas de izquierda y por Sendero Luminoso. ¿Cómo puede funcionar un gobierno en tales condiciones? ¿Qué poder real tiene para gobernar los próximos cuatro años que le quedan?

Sin embargo, parece que en el Ejecutivo siguen sin darse cuenta de que de hoy en adelante está a merced de la calle. Mientras en el Congreso la mayoría ha demostrado colaborar con la gobernabilidad con una serie de leyes solicitadas para fines clave —como el presupuesto general de la República y la reconstrucción—, en la calle a los comunistas senderistas les conviene no darle tregua para posicionarse como fuerza política hasta lograr su propia legalización.

Resulta obvio, entonces, que si PPK quiere sobrevivir tiene que aliarse con el Congreso y cogobernar con él. El Ejecutivo no tiene más remedio que conversar con el Legislativo un nuevo gabinete que gobierne, y que sea radical contra el terror y sus políticos secuaces.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

“Ha muerto un inocente”

Seguir leyendo

Opinión

¡Psicosociales los de hoy!

Seguir leyendo

Opinión

Solo falta la infiltración cubana

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo