Connect with us

Opinión

ONU: homenaje al genocidio

Publicado

el

¿Se hubieran imaginado a un delegado de la Alemania nazi como integrante de la Comisión de Derechos Humanos de la Liga de Naciones? Algo parecido acaba de suceder en la ONU: el gobierno del genocida venezolano Maduro ha sido elegido miembro.



¿Se hubieran imaginado a un delegado de la Alemania nazi como integrante de la Comisión de Derechos Humanos de la entonces Sociedad de Naciones, o a representantes de Pinochet, Videla y Rafael Leónidas Trujillo (dictadores de Chile, Argentina  y República Dominicana respectivamente) designados miembros del Consejo  de derechos humanos de la ONU?

¿Difícil, no? Sin embargo, algo parecido acaba de suceder: el gobierno del genocida venezolano Nicolás Maduro ha sido elegido miembro del Consejo de Derechos Humanos del mayor organismo mundial. Con su deplorable voto, 105 países avalaron esa infamia diplomática, días después de que la alta comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, señora Michelle Bachelet, presentara un demoledor informe denunciando al régimen chavista como responsable de torturas, de cerca de siete mil asesinatos, de mantener encarcelados a numerosos políticos, de financiamiento de bandas paramilitares, y de convertir a la patria de Bolívar en el lugar más inseguro del mundo.

El informe Bachelet también dio cuenta de graves atentados contra la libertad de prensa, de la escasez de alimentos y medicinas y del dramático éxodo de cuatro millones y medio de seres humanos.

Similares imputaciones fueron hechas, en un desgarrador documento de 400 páginas, por un equipo de expertos de la OEA. En el mismo sentido se han pronunciado la Unión Europea y las ONG especializadas. Más aún: el Perú, Chile, Colombia, Brasil y Canadá se constituyeron en parte acusadora ante la Corte Penal Internacional, sindicando al régimen chavista de crímenes de lesa humanidad; es decir, de asesinatos, torturas y encarcelamiento de opositores.

Lo sucedido en la ONU es una vergüenza, una macabra burla a tantos jóvenes ultimados a palos o balazos, torturados con picanas eléctricas o ahogados con bolsas de plástico. Es un homenaje al genocidio que, asimismo, proyecta la absoluta inoperancia de una institución que solo acrecienta su descrédito y cuesta 5400 millones bianuales, más una suma similar que invierten 193 naciones ahí representadas (entre personal y oficinas).

Como el voto es secreto no sabemos quiénes apoyaron al gobierno de Venezuela, pero sí que hay más de un centenar de gobiernos a quienes los derechos humanos y el sufrimiento de un pueblo les interesa un carajo.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

No todo está perdido

Seguir leyendo

Opinión

Momento decisivo

Seguir leyendo

Opinión

Los intocables

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo