Connect with us

Opinión

¡Ollanta ya no puede pagar tantas facturas!

Publicado

el

Como antes con Conga, su activismo de campaña ha vuelto a cobrársela caro.



La abdicación de Pichanaki, más allá del petróleo y de la selva, es otro gesto político de populismo por el cual se denigra la democracia —el poder del pueblo— a la condición de oclocracia —el poder de la muchedumbre y la masa—. Fortalece la “institucionalidad” real de la marcha, el paro y la toma de la carretera, las cuales han vuelto a demostrar que, desde el año 2000 a la fecha, siguen pesando más que los contratos entre el Estado peruano y la empresa privada.

Entretanto, el presidente se hunde más y más en su propio laberinto. Para él, los que se levantaron en Bagua eran luchadores sociales, pero los de Pichanaki son simples agitadores. Promueve el encarcelamiento de Santos pero cede aceleradamente ante uno de los hombres del Andahuaylazo, el levantamiento que el mismo Ollanta patrocinó ideológicamente junto con su hermano Antauro.

Contradicciones en un político que surgió de la contradicción misma y que activó sus campañas políticas sembrando contradictorias bombas de tiempo. El candidato Ollanta fue el principal activista político que soliviantó a quienes hicieron el Baguazo y, más tarde, el Perolazo de Conga. Hoy, Pichanaki le pasa una nueva factura.

Lamentablemente, no la pagará él solo, a cuenta del desplome de su prestigio, sino con el deterioro de la imagen del Perú ante el mundo.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Nivel callejón

Seguir leyendo

Opinión

Historias de amor del ‘pato rengo’ y las gallinas de Stalin desplumadas

Seguir leyendo

Opinión

Bajo las faldas de la fiscalía

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo