Connect with us

Opinión

¡Ojalá fuesen fríos o calientes!

Publicado

el

El colmo ha sido para mí escuchar que no sería bueno meterse con los militares después de que se sacaron la foto de rigor con el dictador.



El golpe está consumado, y Vizcarra es el nuevo amo y señor del país. Algunos, para salvar su conciencia se pasean por los medios de comunicación para expresar una “situación anómala”. De más está decir que todos esos medios están a favor del dictador que desde el 30 de septiembre gobierna por decreto y decide por la fuerza quién entra o no entra al Parlamento y, aún más, interpreta el reglamento del Congreso para dejar fuera a los accesitarios de la Comisión Permanente.

No es nada tibio el dictador, a diferencia de los culposos. Hoy mismo en Trujillo ha ofrecido multiplicar por cuatro la titulación urbana y rural en el país, así como aumentar los sueldos y pensiones en las FF. AA., mientras le pide a la turba que medite muy bien por quiénes van a votar en enero de este año cuando la ONPE, la Reniec y el JNE hayan sancionado la vuelta de página del golpe.

Es decir, para el que todavía no entiende, el dictador está en campaña y, por supuesto, no piensa renunciar como se lo ha pedido el Congreso. Dice que el apoyo masivo de la población le da fuerza para continuar. Obvio. Para eso son los golpes que triunfan.

Frente a esto todo la oposición al golpe es tan tibia como baño maría. Se discute en la televisión si el golpe es golpe o no, si se ha estirado al límite la Constitución, que la Carta Magna nunca se había puesto en esa situación; se invoca a salir del “entrampamiento”. Y ya en privado se polemiza si sería conveniente pelearse con los organismos electorales o los medios de comunicación, preocupados por la pantalla y los micrófonos que se pueden perder. O si es conveniente meter al TC en la colada, como si denunciar a los magistrados felones fuera un pecado.

El colmo ha sido para mí escuchar que no sería bueno meterse con los militares después de que se sacaron la foto de rigor con el dictador. El argumento que escuché en un café fue que no hay tal apoyo con esa foto porque los militares tienen el deber de acudir cuando el presidente los convoca. Uno de mis interlocutores llegó a decir que los habían sorprendido antes de que comenzaran a salir los comunicados de todas las armas apoyando el golpe.

Yo les cuento cómo funciona eso de las fotos. Cuando hace poco me despedí de la jefatura del Fondo Editorial lo hice mediante un microvideo por Facebook, agradeciendo a todo el personal que me había acompañado en mi gestión y recalcando que el éxito logrado se debía a ellos.

Una foto con todo el equipo cerraba la despedida: solo dos personas no salieron en la foto. Una de ellas –a la que aprecio y valoro su honestidad desde el primer día que la conocí– me dijo que, como no estaba de acuerdo con este Congreso, no quería salir en una foto que podía tomarse como institucional y, por lo tanto, como un espaldarazo. Se despidió de mí en privado y con emoción me deseó la mejor de las suertes.

La otra persona, que fue la más solícita durante toda mi gestión de casi tres años allí (la más galante y cortesana en términos profesionales y políticos) simplemente se excusó por un compromiso personal y no salió en la foto. Temía que esta le trajera consecuencias con quién sea que viniere en mi lugar, y se esfumó para repetir nuevamente, como lo hizo conmigo cuando recién ingresé, el mismo libreto.

Una persona fue caliente o fría, y a esa la valoro. La otra fue tibia, ¿y será por eso que en la Biblia Dios ordena escupirlos?

Así pues, ningún militar constitucionalista tenía por qué acudir al llamado de un dictador que es evidente que cometió una felonía con la Constitución (recuerdo todavía que en el golpe del 92 Vargas Llosa los llamaba “los militares felones”, mientras hoy les hace un panegírico con alfombra roja; cómo has cambiado pelona).

Justificarlos con el cuento de que no se pueden negar a una foto con el presidente es de niños. Esos, cuando vieron por donde soplaba el viento –como luego vendrían muchos–, se sacaron la foto avalándolo y punto. No me vengan, pues, con eso de que no es estratégico “pelearse” con los militares ni, en realidad, con nadie. ¡Tibios! Por eso siempre perderán.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Nido de serpientes

Seguir leyendo

Opinión

Elecciones risibles

Seguir leyendo

Opinión

Mensaje mafioso

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo