Connect with us

Opinión

Oh, là, là: ¡cantinflada internacional!

Publicado

el

Presidente termina ratificando tratado de extradición con Francia al que unos días le había bajado el dedo.



El presidente Humala ha puesto en evidencia hoy la absoluta falta de consistencia de las acciones que toma su gobierno y que son de su entera responsabilidad, así como la inoperancia política cuyas consecuencias terminan siempre poniéndolo contra las cuerdas por voluntad propia.

Resulta ahora que con anuncio solemne y todo, sí está dispuesto a ratificar el nuevo tratado de extradición con Francia al que hasta hace apenas unos días atrás le había bajado el dedo generando críticas legítimas por las suspicacias de un acto tan incomprensible, dadas las circunstancias que le precedieron.

No olvidemos que dicho tratado había sido negociado por su canciller Rafael Roncagliolo y, posteriormente, procesado por su sucesora Eda Rivas y el premier de entonces Juan Jiménez Mayor, incondicional de la pareja de Palacio. El Congreso, por otro lado, decidió olear y sacramentar el tratado del gobierno y devolvérselo tal cual para su ratificación, por lo que la primera falta de consistencia a la que aludimos quedó gravemente expuesta cuando el presidente decidió no ratificar su propio tratado. Papelón nacional e internacional, sin duda.

¿Cuál fue el sentido que lo llevó a dispararse a los pies, teniendo en cuenta que el gobierno debió prever que con su exembajadora política en Francia investigada por el Congreso en el marco del caso “agendas de Nadine” la prensa y la opinión pública iban a saltar hasta el techo? ¿O pensaron que la explicación según la cual el tratado fue negociado por “otros ministros” era una respuesta seria como para echarlo por la borda? ¿No es este acaso el mejor ejemplo de inoperancia política de un presidente que no puede darse ya esos lujos?

Pero la segunda parte de esta opereta de las inconsistencias gubernamentales es de antología: después de decir que no, hoy dice que sí y lo ratifica. ¿No pudo ahorrarse el presidente toda esta tormenta en un vaso de agua que él mismo generó? ¿No era desde el principio la mejor alternativa ratificar el tratado y después realizar las “actualizaciones” necesarias, si las hubiere? ¿No pensó que en las cancillerías peruana y francesa que negociaron profesionalmente el tratado el malestar por esta falta de seriedad iba a ser mayúscula?

¿Cuántos dedos de los pies todavía le quedan al presidente?

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Cold case

Seguir leyendo

Opinión

Policía bueno y policía malo

Seguir leyendo

Opinión

No todo está perdido

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo