Connect with us

Opinión

Odebrecht: mucho en juego

Publicado

el

Son muchos los que quieren impedir las revelaciones de los exfuncionarios de Odebrecht. Hay colisión entre quienes quieren la verdad para castigar a los culpables y quienes se protegen de un vendaval que ven venir aceleradamente.



La filtración del Acuerdo Preparatorio de Colaboración Eficaz y Beneficios ha generado críticas por el reducido monto de la reparación civil y por la aceptación de que Odebrecht permanezca en el Perú y pueda contratar con el Estado. Que el documento sea preliminar no ayuda ni era deseable que el acuerdo final pasara por el debate y el cuestionamiento público.

La filtración trae el riesgo de obstaculización, pero el secretismo tampoco da confianza. Que solo hayan participado la Procuraduría y el Ministerio Público parece un arreglo de cúpulas cuando otras instancias del Estado debieron intervenir. El MEF y la SBS pudieron ayudar en las tasaciones y precisiones para las cuales fiscales y procuradores no están preparados.

El acuerdo debe firmarse: lo necesitamos para desterrar la impunidad y castigar a los que permitieron el despojo del Estado peruano y lucraron con él. Y para impedir que gran parte de los corruptos continúen en el aparato estatal.

La Fiscalía debe seguir en su empeño; puede modificar algunos aspectos y fortalecer su posición con entidades calificadas que den mayor confianza y seguridad.  El precio a pagar es permitir que Odebrecht continúe en el país para que pague la reparación civil –por lo menos S/610 millones por las cuatro obras– con las ganancias de los años que vienen. Sin embargo, lo que no se puede aceptar es que el pago no tenga en cuenta las otras diecisiete obras que la Contraloría considera que significaron perjuicio económico mayor a los ocho mil millones de dólares, entre ellas el Gasoducto Sur Peruano no incluido en el arreglo a pesar de sus evidentes sobrecostos.

Este debería ser el primer acuerdo pero no el único. Que así conste por escrito para que nuevas confesiones y concesiones permitan nuevos montos de reparación. Por supuesto, deberían incluir también a las consorciadas que ganaron licitaciones con Odebrecht y que de igual forma están obligadas a pagar.

Los acuerdos de colaboración eficaz surgen a partir del reconocimiento de la culpabilidad y no pueden referirse a obras en las que Odebrecht no la acepta. Un avance es que sus nuevos ejecutivos admitan la posibilidad de colaboración más allá de las cuatro obras, lo cual podría determinar nuevos montos de reparación civil.

Ningún acuerdo satisface a todos ni se impone por la fuerza ni por la sola razón. Siempre hay que negociar y nadie lo hace con una pistola. A Odebrecht le interesan las concesiones; a nosotros, las confesiones. Así es.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Que Kenji siga vendiendo plátanos

Seguir leyendo

Opinión

El Tribunal tiene la palabra

Seguir leyendo

Opinión

Bitácora de septiembre: la caballería

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo