Connect with us

Opinión

¡Nos vamos todos!

Publicado

el

Vizcarra sabe que el rechazo al Congreso es el último escudo que le queda, pero también es consciente de que aun así este no le alcanzaría para gobernar por dos años más.



El día del desfile de Fiestas Patrias, el jeep del presidente Vizcarra avanzaba por la avenida Brasil cual Superman, con banda sonora seguramente escogida por sus teloneros Gustavo Gorriti, Marco Arana y Verónika Mendoza, quienes con aplausos comprados le han hecho creer que es indestructible, que puede volar pero que, primero que nada, debe disolver el Congreso y quebrar el orden legal del Perú, en una suerte de caos mágico que lo resolverá todo.

El día anterior en el Congreso, Vizcarra había repartido un alud de promesas electorales, medicina gratuita para todos los peruanos al mejor estilo VizcarraCare y cientos de kilómetros de carreteras que, junto a los mil nuevos hospitales antes prometidos, jamás verán la negrura de su asfaltado en un país donde las calles colapsan todos los días por el trafico infernal y no hay agua potable para los cuatro millones de turistas diarreicos que no toleran su contaminación.

Unos meses atrás, el presidente había prometido disminuir la anemia de los más indefensos a la mitad –de un 45% a 22%–, y en realidad lo único que ocurrió fue su incremento. Cifras huecas y falsas como sus promesas aunque, la vez, constituyen los coletazos de un ahogado peligroso, de un Titanic que nos quiere hundir junto con él. “Nos vamos todos”, dijo Martín, con el aplauso fuerte e incondicional de los desnaturalizados comunistas de Nuevo Perú y del Frente Amplio, que nunca entenderán la esencia de la democracia.

Así, con sus propias palabras, el presidente aceptaba su incapacidad para gobernar. Vizcarra sabe que el rechazo al Congreso es el último escudo que le queda, pero también es consciente de que aun así este no le alcanzaría para gobernar por dos años más. Es decir, que su débil gestión no da para llegar hasta el 2021 en pie, ante una crisis y paralización económica rampantes, el fracaso total en la reconstrucción del norte o la delincuencia en las calles que asedia a ricos y pobres por igual. Ni siquiera pudo levantar puentes sismorresistentes en el norte, que es lo que suponíamos sabría hacer.

Con Vizcarra el desempleo creció, el desagüe reventó y la corrupción creció aún mucho más que con PPK, si incluimos el escabroso acuerdo del fiscal Vela y los pagos inacabables por 6 mil millones de dólares de la inservible Refinería de Talara que él jamás menciona, o el trastorno casi psicótico que lo ata a la estafa del aeropuerto de Chinchero. En cambio, con elecciones apresuradas en marzo o en abril del 2020, es decir a tan solo ocho meses de hoy, manteniendo a la lideresa Keiko Fujimori como presa política y con franjas electorales muy pronto en el aire, sí que podría presentar un candidato caviar –un actor, por ejemplo– con posibilidades de ganar. Con la ayuda de una campaña mediática agresiva contra el Congreso y el fujimorismo financiada desde el gobierno todo es posible.

Vizcarra ha fracasado y se sobreentiende que cumple órdenes de una cúpula superior a él, que le exige dar un paso al costado. Mientras tanto, sigue empeñado en agredir la Constitución que juró defender, en desestabilizar económicamente a un país al que prometió hacer crecer. La Bolsa de Valores cae fuerte por él, el empleo también y nunca como hoy hubo tanta incertidumbre en el Perú.

Puede que los caviares entiendan de género, pero no de la economía de un país. Su alcaldesa fue un desastre; el moqueguano también. Qué problema el de Vizcarra y de la cúpula que lo guía que Meche Aráoz, como segunda vicepresidenta, tenga la kriptonita en sus manos y rompa constitucionalmente los planes de disolver el Parlamento y a nuestra democracia –en contra de la ley– de este ofuscado Supermán.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

“Ojo, a esa hora yo estuve en el Banco de la Nación”

Seguir leyendo

Opinión

Psicosocial

Seguir leyendo

Opinión

El síndrome de Keiko Fujimori

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo