Connect with us

Opinión

¿Nos escandalizaremos un día por nuestros propios muertos?

Publicado

el

Si la tragedia de París te sacudió, despierta: todavía tienes corazón.



Dicen que la parca no distingue entre los mortales a los que obliga a cruzar a otra realidad. Eso dicen pero, a veces, dudo. En la hora de nuestra muerte como sociedad globalizada y civilizada, me cuesta aceptar que la pelona y su guadaña sean más inclusivas y democráticas que la mayoría de mortales.

En ese carnaval de vanidades en que a veces puede convertirse la autopista virtual de lo políticamente correcto, millones de personas se visten con los colores de la bandera francesa a raíz de los salvajes atentados terroristas ocurridos ayer, viernes 13, en París.

¿Y dónde estaban esos perfiles tricolores de carácter virtual cuando las recientes masacres en Palestina, Líbano, o Siria? ¿Dónde? Los seres humanos fallecidos en masacres ocurridas en los lugares mencionados no eran menos en número, su muerte no exhibía menor grado de insania y ferocidad y tampoco eran menos seres humanos que los asesinados en París.

El tema se presta a un saludable debate que sin embargo no puede ser politizado pues esta lucha hay que darla desde el corazón (¡despierten, todavía tenemos!) y no desde el rollo político. Pero algo debemos aprender.

Quizás alguien piensa, con cierta razón, que Palestina o Siria son localidades todavía remotas y con la cual hay poca conexión emocional. En cambio Francia y la Ciudad Luz son otra cosa. Lo son, lo admito. Pero no rindo la reflexión hasta no subrayar que si tanta muerte remota nos avivó ya el corazón, es hora de que aprendamos a cultivar ese calor y de que, por ejemplo, empecemos por esa misma vía virtual (tan de nuestro siglo) a sentar las bases de una verdadera cadena humana de solidaridad real.

Unir corazones, digo, en una red virtual que al margen de gobiernos y otro vivos de ocasión pueda remover conciencias y promover acciones de prevención ante la muerte programada de tantos habitantes, niños y ganado a causa del friaje en Puno, Huancavelica, Apurímac y tantas localidades ateridas de abandono.

Pero no creo. Esa muertes, cuando ocurran, serán noticia pequeña.

Muerte, si otra muerte hubiera que de ti me liberara, a esa muerte pagara para que al fin terminara esa distorsión de afecto de lo políticamente correcto.

Opinión

Edmer Trujillo: otra raya más al tigre

Seguir leyendo

Opinión

¿Elecciones o concurso de popularidad?

Seguir leyendo

Opinión

Ciudadano K

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo