Connect with us

Opinión

No son liebres, son gatos

Publicado

el

No se puede dejar de denunciar el fariseísmo de aquellos que "en nombre de la democracia" pretenden pasar por encima de las leyes, al amparo de proyecciones electorales y como parte de la agenda de un candidato concreto.



Es increíble cómo los términos utilizados por la justicia electoral dicen todo lo contrario a lo que aparentemente afirman. Para todos los efectos prácticos, el Jurado Electoral Especial le ha tirado una boya a Julio Guzmán para que continúe en carrera y, sin embargo, la noticia es que se declaró “inadmisible” la inscripción de su candidatura presidencial. ¿Usted entiende?

En efecto y contra lo que podría pensarse, la suerte de Guzmán ya está echada para que siga adelante, pues el jurado le ha dado dos días de plazo para subsanar las observaciones señaladas por ese órgano electoral y, entonces, que su candidatura sea admitida y prosiga. Es obvio que el lunes ello sucederá, pues el jurado no habría pedido al candidato que subsane una situación insubsanable que hubiera colocado la inscripción de su plancha  como “improcedente” desde el mismo día de hoy. 

Así las cosas, cuando la próxima semana Todos Por el Perú “subsane” y el jurado se dé por satisfecho, la candidatura de Guzmán habrá salido fortalecida políticamente pues, en el imaginario público, habrá sobrevivido a un “martirio” y una “muerte” anunciada durante toda una larga semana en la que el candidato ha estado en el ojo nacional, sin doblegarse ante el infortunio: simpatía y votos asegurados por doquier.

No vamos a afirmar aquí que toda esta faramalla procesal que está terminando por beneficiar a Guzmán es parte de una conspiración para instalarlo como bolo fijo en la segunda vuelta. Eso sería lo mismo que legitimar la absurda conspiración según la cual una “mano negra” estaba por consumar un “fraude adelantado”, si es que Guzmán era desembarcado de la carrera electoral porque se estaría torciendo la elección al birlarle la voluntad a un quinto del electorado. 

Tiene que quedar claro que el cumplimiento de la ley por parte de los órganos llamados a administrar justicia y aplicarla nunca podrá atentar contra la voluntad popular. Solo una prueba fehaciente y no la simple conjetura puede descalificar la legitimidad de un proceso electoral.  

Por eso es que, cualquiera sea el fallo, a favor o en contra de Guzmán o de cualquier otro, lo que diga el jurado será lo que debe ser, salvo prueba en contrario. Finalmente, no debemos dejar de denunciar siempre el fariseísmo de aquellos que “en nombre de la democracia” pretenden pasar por encima de las leyes al amparo de proyecciones de porcentajes electorales como parte de la agenda de un candidato concreto: esos no son liebres, son gatos.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo