Connect with us

Opinión

No se imaginaron

Publicado

el

¿PPK, Zavala y los moscardones que habrían zumbado con el pedido de confianza nunca pensaron en el voto negativo en el hemiciclo?



Atentos. Para asustarnos tenemos los temblores. La coyuntura política que transitamos no será un lecho de rosas pero se desarrolla en estricto cumplimiento de un cauce constitucional claramente delimitado. Ambas opciones —pedir la confianza o negarla— forman parte del repertorio democrático establecido y en este caso la caída del gabinete Zavala ha sido totalmente previsible.

Entonces, ¿por qué tanto salto? Porque cuesta entender el sentido de la oportunidad de un suicida pedido de confianza. Ni siquiera esperaron a que la moción de censura a Martens hubiese sido presentada o tuviese firmas. No se entiende. Salvo que de verdad el gatillo del pedido de confianza lo haya accionado la llegada a Palacio, horas antes, del pliego de preguntas que PPK deberá responder ante la comisión Lava Jato.

Hay quienes intentan todavía ver el desenlace como una victoria estratégica del Ejecutivo. Una forma hábil de sacarle utilidad a la remoción de un gabinete manifiestamente desgastado. Una movida audaz que permite dejar al siguiente gabinete blindado y al Congreso con su capacidad de censura dramáticamente reducida.

Cuesta creer semejante alternativa, desde el momento mismo en que el viaje del presidente a Nueva York, por cuya autorización tanto había bregado el Ejecutivo, ha quedado cancelado. No se soñaron con el voto del hemiciclo. En medio de la incertidumbre que rodea estos aspectos es preferible simplificar la explicación.

Esas alambicadas explicaciones se aligeran si aceptamos que el Ejecutivo jamás se imaginó la respuesta del Congreso. Eso explica la iniciativa del ciego pedido de confianza pero no justifica la celeridad. Creo que la rapidez del pedido obedecía al deseo de hacer la cosas en orden, como manda el canon de todo tecnócrata. Esto es, pedir la confianza a tiempo para viajar con ella y lucirla en Naciones Unidas. Quiero decir que en todo momento pensaron que el Congreso no se iba a atrever a negar la confianza.

A desenlace conocido, vuelva usted a examinar las escenas del primer anuncio hecho por Zavala flanqueado por sus ministros. La gran mayoría de ministros tiene la expresión descompuesta, la cara de sorpresa o conmoción.

Permítanme reiterar. PPK, Zavala y los moscardones que habrían zumbando con el pedido de confianza nunca se imaginaron que el Congreso habría de negarla. Halcones hay en ambas partes, pero temo que esos asesores presidenciales (oficiales y oficiosos) sigan pensando que el Congreso va a agachar la cabeza ante un nuevo pedido de confianza.

Si esta ha sido una buena jugada y el Ejecutivo sale fortalecido, como leo en prensa escrita, discúlpenme por andar escribiendo tonterías.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Gobierno golpista en piloto automático

Seguir leyendo

Opinión

¿Morir en una cárcel?

Seguir leyendo

Opinión

Que Kenji siga vendiendo plátanos

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo