Connect with us

Opinión

¡No más indígenas invisibles!

Publicado

el

Polarización y violencia ha habido siempre: pero sin valorar componente indígena en nuestra historia, el Bicentenario será un mero engañamuchachos.



Estábamos en la BNP. Un gran servicio. Encendimos pantallas, hicimos los clics necesarios y se pidió aquello que a ella le interesaba. Durante la espera le pedí que me acompañara al fondo del gran salón de lectura, donde se puede buscar con los dedos. En efecto ahí está todavía el viejo fichero con miles y miles de fichas de papel. Opté por lo más fácil, el índice onomástico.

Belén se llamaba la estudiante, le interesaba el mundo rural del siglo XVIII y llena de emoción (como yo al escuchar su interés) me pidió buscar el nombre de Micaela Bastidas, la natural de Tamburco que a los quince años desposó a José Gabriel Condorcanqui y, según testimonios, fue la verdadera organizadora de la rebelión.

Y los dedos se movieron. Los míos y los de Belén. Pero solo para comprobar que no hay fichas onomásticas con la entrada Micaela Bastidas. Que todo lo que hizo y cuanto rastro dejó ha sido invisibilizado bajo el nombre de su marido o bajo alguna otra palabra clave usada por bibliotecarios y bibliotecarias del siglo pasado (mi siglo), cuyo trabajo no dejo de aplaudir. Pero ahí tienen un ejemplo claro de indígenas convertidos en invisibles así hayan tenido actuación dramáticamente destacada.

¿Dónde más se puede buscar información con los dedos? En los grandes diccionarios biográficos entre los que destaca el ¨Diccionario Histórico-biográfico del Perú¨, monumental obra publicada en 1876 por Manuel de Mendiburu. Me encontraba deslizando feliz los dedos y saltando de nombre a nombre cuando me topé con una entrada singular.

Con ustedes, don Felipe Cañipa. En 1780 era curaca de Codpa, localidad serrana bien al sur del virreinato, hasta donde llegaron venidos del altiplano los emisarios de la gran rebelión de Túpac Amaru. Cañipa se negó a optar por el campo rebelde. Entonces, los rebeldes le martirizaron «arrancándole tiras de la piel desde el cuello para abajo. Sufrió Cañipa la muerte de esta manera cruel, insistiendo en vivar al rey hasta el fin de su existencia. Pudieron sus hijos darle sepultura por haberse retirado los invasores inmediatamente de Codpa».

Suena increíble esta historia de Cañipa, tan peruano como los que lo masacraron. Si alguien tiene duda, consulte la edición del 21 de octubre de 1792. Pero ante todo, respire mejor. Polarización y violencia ha habido siempre: lo que debe terminar es la invisivilización de los indígenas. Eso o el Bicentenario será un engaña muchachos.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Y los 80 hospitales equipados para diciembre de 2019 que prometió, señor presidente?

Seguir leyendo

Opinión

Maki no se perdió de mucho

Seguir leyendo

Opinión

El Perú paralizado y un gobierno vacuo

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo