Connect with us

Opinión

No es una mártir

Publicado

el

 Nada tiene que ver la filiación política: al comienzo de toda persona va la ética y la ciudadanía.



La señora Vilcatoma, la congresista “sin padrino”, lleva más de una semana generando noticias con todos los traspiés que ha generado.

A mi humilde entender, señora Vilcatoma, usted trata de enmarcarse como una mártir de la legalidad y de la limpieza política, mas ello se contradice tangencialmente con sus actitudes: el que quiere hacer algo bueno no necesita el escándalo del pueblo.

Dejando de lado las inclinaciones políticas porque en realidad soy una defensora de las libertades de la mía, sobre todo ­considero que lo ocurrido durante estos días en los partidos con trascendencia histórica afecta el equilibrio que necesita, justamente, un grupo político para continuar con su consolidación en el tiempo. Más aún para que sean atractivos a los jóvenes que quieren seguir la carrera política.

Señora Vilcatoma: saludo su decisión de retirarse de un equipo en donde no encuentra cohesión con sus ideales, principios, virtudes, pensamientos o como quiera llamarlos. Pero desde el ángulo del respeto y desde la importancia de la lealtad, no puede usted decir todo lo que dijo de un equipo que por encima de otros le dio la oportunidad para alcanzar su tan ansiada curul.

No es necesario ser “franelero”; se trata más bien de tomar nota, definir lo mejor y retirarse a seguir trabajando por lo que son nuestras convicciones. ¿Hay necesidad de hacer escándalo? ¿O es que su intención fue ser rescatada por un príncipe azul? Si es así, se equivocó porque hoy en Comité Ejecutivo Nacional de Acción Popular anunció el rechazo de su propuesta de incorporación.

Vilcatoma merece lo mismo que Omar Chehade, ambos traidores oportunos de un equipo que los acogió. ¡No vaya a resultar ahora que la congresista nos quiera vender un nuevo librito de memorias!

Pienso que utilizó a FP como un vehículo de conexión (claro, todos conseguimos siempre uno) pero el tema no es ese, sino la propia coherencia con nuestros actos. Si buscamos un vehículo por lo menos hay que estar al tanto de su manual, de lo contrario jamás caminará. Y eso no significa, por supuesto, un respaldo a la actuación del congresista Becerril, a cuyos arranques y desfachatez ya estamos acostumbrados.

Repito, sin ninguna inclinación política, que al comienzo de toda persona va la ética y la ciudadanía, tal como me lo inculcó la abogada Isabel Fernández, grande ella.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

La mayoría silenciosa

Seguir leyendo

Opinión

¿Por qué legalizan la estupidez?

Seguir leyendo

Opinión

Lo que comienza mal termina mal

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo