Connect with us

Opinión

Ni verdad ni reconciliación

Publicado

el

A veinticinco años de la caída de Abimael Guzmán, hay heridas que siguen abiertas mientras que las nuevas generaciones no conocen la historia del terror que azotó nuestro país.



Tras la caída del fujimorismo se inició el gobierno de transición de Valentín Paniagua, que estaba llamado a ser de la reconstrucción política del país. Durante ese mandato se instauró la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR) con el fin de “esclarecer el proceso, los hechos y responsabilidades de la violencia terrorista y de la violación de los derechos humanos producidos desde mayo de 1980 hasta noviembre de 2000”.

En torno a la CVR se estableció un liderazgo e involucramiento casi monopólico de cierta élite “caviar” y lo que trajo después es historia conocida. El descontento en una parte de la población es grande y se refleja en opiniones que consideran la categoría de “conflicto armado interno” como un cuento en el que militares diabólicamente crueles abusaban de pobres terroristas inocentes, que sostienen que solo se contó una versión de la historia en nombre de los “derechos humanos”.

Durante los gobiernos de Paniagua y Toledo, se rebajaron penas e indemnizaron a gran cantidad de exterroristas. Muchos de los que en estos días salen de prisión vieron sus penas rebajadas en esta época. Muchos de los que en esa época estuvieron involucrados en la traición a la patria durante muchos años han pretendido mediante ensayos, consultorías, tesis y libros reescribir la historia a su manera. Contarnos una versión única que, según ellos, no admite revisión ni discusión alguna.

Y, simultámente, “demócratas” que hicieron negocios con el fujimorismo o vivieron de él con muy buenos sueldos hoy están convertidos en “paladines” del antifujimorismo.

A veinticinco años de la caída de Abimael Guzmán, la CVR no ha dejado un legado ni de verdad ni de reconciliación. Estamos en un país más polarizado que nunca, donde eres “proterruco defensor de terrucos” o, por el contrario, “un reaccionario facho”. ¿Y la prensa? Pues banalizando la vida de exterroristas colocándolos en portadas al estilo Che Guevara.

En lo que sí se equivocan los anticaviares es en etiquetar de “proterrucos” a quienes no comparten su visión. La lucha debe ser en el plano de las ideas y de la política: investigar, recordar y documentar la historia completa constituyen el primer paso y revisar la CVR objetivamente, sin argollas, debería ser el siguiente. #TerrorismoNuncaMás

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Censura y esclavitud

Seguir leyendo

Opinión

Alternancia y paridad: burradas y transparencia 

Seguir leyendo

Opinión

Martín, Maki y Mario

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo