Connect with us

Opinión

Ni un poder más

Publicado

el

El manejo económico de la crisis de salud por parte del gobierno de Martín Vizcarra es un desastre y, como tal, no tiene ningún derecho a seguir pidiendo más dinero al pueblo a través del Congreso. Que redistribuya el presupuesto y obtendrá el dinero que necesita.



El presidente de la república Martín Vizcarra ha anunciado que volverá a pedir facultades delegadas al Congreso, esta vez en materia tributaria. El argumento del presidente para este pedido es aumentar los impuestos.

Primero sugirió que serían los más ricos del Perú los que lo pagarían, para luego soltar a través del premier que la afectada sería la clase media que gana de 10 mil soles para arriba (de inmediato todos los caviares que alentaban la medida le saltaron al cuello porque serán ellos los más afectados con sus consultorías).

Habla alguien que no cree en subir los impuestos sino en bajarlos. Pero esa discusión ahora no viene al caso. Lo que sí es relevante afirmar es que el presidente no necesita ni centavo más a través de facultades delegadas del Congreso para hacer caja que enfrente la emergencia creada por la peste china, coronavirus o COVID-19.

Primero, porque antes de pedir cualquier nuevo poder tiene que hacerse responsable de cumplir con el MANDATO CONSTITUCIONAL de acudir al Congreso para que el presidente del Consejo de Ministros y su gabinete expongan su plan de gobierno y obtener el VOTO DE INVESTIDURA. Ya han pasado más de los 30 días que estipula la Constitución y nada. No puede, pues, el presidente pedir más sin que su premier exponga por qué le tendrían que dar más facultades.

Esto, por supuesto, en cuanto a las formas constitucionales que ya ponen en tela de juicio todas las medidas que el gobierno ha tomado a partir del día 31 de vencido el plazo de presentación que manda la Constitución.

Pero, en cuanto al fondo del porqué el presidente no necesita ni un centavo más del que ya tiene por el presupuesto aprobado, está lo siguiente: que el presidente lo único que requiere es REDISTRIBUIR el presupuesto aprobado, y esto lo puede hacer tranquilamente el Congreso sin aumentar ni un centavo a los peruanos a través de nuevos impuestos.

Pongamos un solo ejemplo de lo mal distribuidos que están los recursos y cómo se pueden redirigir al sector salud que es el prioritario en esta pandemia mundial. De las medidas anunciadas, alrededor de 600 millones de soles se han destinado a Salud. Sin embargo, según la base de consultas del MEF, al 16 de abril solo se ha devengado alrededor de 130 millones.

Sobre esto, es importante notar que entre 2018 y 2019 se gastó alrededor de 120 millones de soles en publicidad estatal. Ese monto es comparable con lo que se ha anunciado que se está invirtiendo en “equipamiento, medicamentos y personal” (100 millones); “infraestructura sanitaria de colegios, kits de higiene” (165 millones); “bono a personal de salud” (118 millones); “funcionamiento hospital de Ate” (135 millones); “acondicionamiento de hospitales” (65 millones); etc. Es decir varios ítems infinitamente más prioritarios que la publicidad estatal. Y así, como este ejemplo de mala distribución de recursos públicos, hay varios miles de millones de soles que bien redistribuidos en el presupuesto anual hacen innecesario aumentar impuestos, menos si estos afectan al sector formal, la clase media que es el motor económico de un país y que luego más de 40 días en paro está al borde del colapso.

De otro lado, se ha anunciado un paquete de medidas que asciende a 12% del PBI. Estas incluyen la fase de contención, Reactiva Perú y la fase de reactivación.

De las medidas anunciadas hasta ahora, estas representan un poco más de 6.0%. Sin embargo, no es exacto decir que el gobierno “está gastando”. De hecho, medidas que involucran realmente un gasto, es decir, DESEMBOLSOS desde el gobierno son —al menos hasta ahora— menos del 1.0%.

Por ejemplo, Reactiva Perú y los desembolsos de AFP representan cerca del 4.0% del PBI. Es decir, casi todo el 6.0% anunciado hasta ahora.

Reactiva Perú (3.9% del PBI) no involucra desembolso de dinero por parte del Gobierno,  ya que consiste más que nada garantías que pone el Gobierno (el MEF a través del BCR) para que se desembolsen créditos. Lo de las AFP (0.9% del PBI) es solo dinero que sueltan las AFP.

En síntesis, el manejo económico de la crisis de salud por parte del gobierno de Martín Vizcarra es un desastre y, como tal, no tienen ningún derecho a seguir pidiendo más dinero al pueblo a través del Congreso. Que redistribuya el presupuesto y obtendrá el dinero que necesita. Otorgarle en estas circunstancias más poder al presidente es contraproducente y solo alimenta el populismo, la demagogia y la corrupción. El Congreso debe tenerlo bien claro.

Imagen: France 24

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El doble rasero en el Perú

Seguir leyendo

Opinión

Sí al voto preferencial

Seguir leyendo

Opinión

RBG y el TC

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo