Connect with us

Opinión

Nadine sí está en agenda

Publicado

el

La hora más negra de los Humala-Heredia



Luego de ver las revelaciones —verdaderamente dramáticas— de agendas y otros documentos de la primera dama, me he sumido en la tristeza: una vez más, nuestros ciudadanos tienen razón para detestar la política como un espacio donde, por lo menos, se hacen cosas raras, sino inmorales.

Esperaba escuchar una explicación lógica de parte de Palacio. No la ha habido. Decir que se trata de una patraña no detiene la contundencia de los documentos originales, viajes realizados, dos pericias grafotécnicas, etc. No creo que haya programa de la televisión peruana que sea capaz de elaborar tan intrincada y detallada farsa. Tampoco creo que el excongresista que lo entregó —a quien prefiero olvidar— sea intelectualmente capaz de elaborar una trama como la vista.

Me sorprendió que Nadine dijera que no se someterá a una pericia independiente fuera del país. ¿Acaso alguien creerá en una pericia hecha por la policía local? Argumentar que por tratarse de agendas robadas no se puede valorarlas como pruebas es un error. Por ejemplo, jurídicamente Ugaz, con la ayuda de algunos juristas españoles, argumentó con éxito que los videos de Montesinos robados si debían ser valorados por el principio de realidad e importancia.

Yo no asumo toda esa tesis pero es un precedente judicial casi obligatorio en la lucha contra la corrupción. Lo importante es el hecho moral y político: la danza de millones en un país pobre, la falta de transparencia en quienes conducen de hecho el país, el engaño y la estafa política. Estamos ante la hora más negra de la presidencia desde la guerra con Chile. Y cualquier cosa puede pasar.

Lo que ocurra debe preservar la democracia aunque tampoco puede alentar la impunidad. El Ministerio Público está muy contaminado con sus visitas a Palacio. Es imprescindible una comisión de investigación del Congreso.

Los Humala-Heredia deberían ofrecer su colaboración eficaz en lo ocurrido y no negarlo contra toda lógica. Quienes los acompañan y persisten en quedarse permanecerán para siempre bajo la sospecha del encubrimiento. Creo que ni los Humala son conscientes de lo que le han hecho a la esperanza del país. Como ya se decía hace veinticinco años por estas fechas: ¡Que Dios nos ayude! En este caso, a mantener la credibilidad del sistema democrático.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo