Connect with us

Opinión

Nadine Heredia: win-win

Publicado

el

Ex primera dama tiene hoy todos los elementos a la mano para poder afirmar desde Suiza que existe una intervención política en su caso judicial. 



La hizo bien Nadine Heredia. Por lo que se ha sabido hasta hoy miércoles por la tarde, cuando ya se pronunciaron todas las partes involucradas (Cancillería, fiscalía, juez, FAO y abogado Roy Gates), podemos decir que la ex primera dama no violó ninguna ley al salir del país con rumbo a su flamante trabajo de burócrata internacional en Ginebra, Suiza.

Así pues, el escándalo que se ha producido cuando se supo ayer de su partida es absolutamente político y mediático, y, estoy seguro, eso es lo que esperaba la propia Heredia.

Me explico. Si la FAO no retrocede en su designación (resulta aquí completamente irrelevante que el trabajo de la señora Heredia sea un favor político internacional), como parece así será, entonces Heredia gozará de una larga temporada en el extranjero con todo pagado al amparo de un organismo de las Naciones Unidas.

Pero este, en realidad, no parece ser el objetivo al que apunta finalmente Heredia con esa designación, pues queda el detalle de que tendría que regresar al país una vez al mes a firmar el respectivo cuaderno judicial, lo que no tendría sentido para el trabajo por el cual ha viajado al extranjero para desmarcarse del Perú.

Lo que, por el contrario, sí tiene mucho sentido es que dada la reacción del gobierno peruano así como la del Poder Legislativo y la prensa, Heredia tiene hoy todos los elementos a la mano para poder afirmar desde Suiza que es una perseguida política, o, al menos, que existe una intervención política en su caso judicial.

Es decir, a Heredia le bastará con argumentar que si no violó ninguna ley para asumir sus funciones en la FAO, ¿por qué tendría que protestar la Cancillería? ¿Por qué el Legislativo tendría que debatir pedirle a la FAO que revoque su nombramiento? ¿Con qué base sino es esta exclusivamente política?

Y de ahí a pedir un asilo político hay solo un paso que, dados los antecedentes que acabo de mencionar, estoy seguro que se lo daría Suiza, Francia, España o cualquier país europeo con el que ha hecho buenas migas.

Heredia ha jugado muy bien sus cartas de impunidad y ha esperado a que sus enemigos le hagan el trabajo de ponerla ante los ojos del mundo como una perseguida política que, hasta su salida del Perú, había cumplido puntualmente con la ley. Qué le importará a Heredia quedar como palo de gallinero ante la opinión pública peruana luego de haber mentido descaradamente sobre la autoría y propiedad de sus agendas. Peor que eso no hay.

Pero al que sí le va a caer la noche es al gobierno, pues la opinión pública responsabilizará a alguien y nadie puede ni va a creer que el Ejecutivo no sabía nada del tema sino hasta el día de su designación por la FAO. Eso es, simplemente, imposible.

A PPK le tocará pagar la colosal factura política de Nadine Heredia; ya sea por negligente, ya sea por cómplice.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Gobierno golpista en piloto automático

Seguir leyendo

Opinión

¿Morir en una cárcel?

Seguir leyendo

Opinión

Que Kenji siga vendiendo plátanos

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo