Connect with us

Opinión

Momento decisivo

Publicado

el

Nada de lo que está pasando en el continente hubiera sido posible si a Maduro lo hubiesen sacado apenas Guaidó juramentó como nuevo presidente.



Nada de lo que está pasando en el continente hubiera sido posible si a Maduro lo hubiesen sacado apenas Guaidó juramentó como nuevo presidente. Inmediatamente que Trump hizo mención sobre que todas las cartas estaban sobre la mesa, insinuando que la alternativa militar era posible, los cobardes presidentes latinoamericanos –faltos de visión histórica– salieron corriendo a declarar:  “No apoyamos ningún intervencionismo”.

Ello fue lapidario. Si Trump efectivamente estaba barajando alguna posibilidad, pues con esas actitudes seguramente se dijo a sí mismo: “No, yo no cargo con ese muerto”.

En un artículo anterior sugerimos que el Grupo de Lima debió haberle “exigido” a La Habana que retire sus agentes de Venezuela; inclusive amenazar con el rompimiento de relaciones (Cuba no significa nada en comercio exterior). Hasta los chinos, rusos e iraníes hubiesen parado las orejas, pues el mensaje les habría sonado a: “No estamos dispuestos a aguantar 60 años más de berrinches y conspiraciones de los Castro, menos de Maduro”.

Ambas cosas –apoyar un intervencionismo y exigirle firmemente a Cuba su retiro de Venezuela– hubiese cambiado todo el panorama. Evo no se hubiese atrevido a hacer un fraude, los comunistas chilenos lo hubiesen pensado dos veces, Ortega estaría temblando y el régimen cubano estaría a punto de desaparecer.

Lo que está sucediendo en Chile es definitivamente un campanazo de lo que es capaz la izquierda, de lo prepotente y calculador que es el régimen cubano. La preparada arremetida estaba esperando una oportunidad y han salido con todo: fue un ataque a Santiago minuciosamente planeado. Los videos del primer día –donde se ve claramente cómo llegan al metro, armados con combas y martillos, y la forma como resueltamente se desplazaban a sus objetivos ya especificados– nos revelan que hay una mano organizadora de todo. Aparentemente, la izquierda chilena y la izquierda continental han sido subestimadas.

Lo actual no es una segunda oportunidad; es simplemente el último chance previo a la pérdida de libertad en muchos de nuestros países, una realidad con la que tenemos que lidiar ya. No podemos darnos el lujo de actuar pasivamente ni de confiar en diálogos, ni siquiera en la OEA ni en los noruegos. ¡No! Se trata de la supervivencia de toda la región, así de grave es la cosa.

Que no nos reconforte la renuncia de Evo.

Triste y penosa la reacción de Piñera. Mucho depende de lo que digan y hagan Duque y Bolsonaro. Del dictador Vizcarra no espero nada.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El síndrome de Keiko Fujimori

Seguir leyendo

Opinión

Nido de serpientes

Seguir leyendo

Opinión

Elecciones risibles

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo