Connect with us

Opinión

¡Moisés! ¿Y tú también, hijo mío?

Publicado

el

¡La deslealtad debe ser castigada sin piedad!



Si hay un valor preciado y escaso, especialmente en política, es la lealtad. Ya desde octubre último, Moisés Guía daba señales libertarias indicando que había pensado renunciar a la bancada y que no ponía sus manos al fuego ni por los pepekausas ni por el presidente. Abiertamente, se comenta su afinidad con la independiente Vilcatoma y la posibilidad de que estén trabajando juntos en un proyecto político con miras al 2021. Dios los cría y ellos se juntan.

En un reciente foro sobre Educación y Género, sucumbió ante su ceguera religiosa o ilusa ambición política y delante de un auditorio igualmente fanático, invocó: “[…] Pido, desde ahora, que el 4 de marzo se declare la vacancia presidencial y la insurgencia popular, en caso contrario estaremos conminados a sufrir las consecuencias”. La vacancia presidencial tiene como único objetivo adelantar las elecciones.

Según Fernando Rospigliosi: “[…] Dos de las tres condiciones básicas para derrocar presidentes por la vía constitucional ya están presentes. […] La primera, que se produzcan escándalos políticos que afecten al presidente. La segunda, que haya una mayoría en el Parlamento dispuesta a hacerlo y la tercera, y más importante, que la economía vaya muy mal, que estén las masas, protestando contra el gobierno y enfrentándose a las fuerzas del orden”.

La economía aún está estable pero el proceso de desaceleración es evidente. Los pronósticos del PBI siguen reduciéndose, el sector inmobiliario y automotriz está muy lento y la investigación a las empresas brasileñas impactará fuertemente al sector construcción y obras públicas. El efecto Trump aún se desconoce con certeza.

Existe como precedente la solicitud de vacancia presentada por Humala y la bancada nacionalista en el 2010, sobre la base de “incapacidad moral permanente” del presidente García. Fue una voz solitaria que no alcanzó la mayoría calificada de ochenta votos establecida por el Congreso. Y hay casos recientes en Latinoamérica como el de Dilma Rouseff.

La “insurgencia popular” es el levantamiento del pueblo en forma violenta. Quizás podría tener eco en sociedades reprimidas pero, ¿alguien podría cuestionar la absoluta libertad y democracia que se respira en el país?

Gravísimas e irresponsables incitaciones que merecen la inmediata expulsión de la bancada. ¡La deslealtad debe ser castigada sin piedad!

Es complicado gobernar con una minoría, pero es aún más difícil si tienes infiltrados o desleales. El APRA es el mejor ejemplo que una bancada unida aunque pequeña puede ser más eficiente.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Y cómo es él?

Seguir leyendo

Opinión

Valentín Paniagua: noviembre 2000 – julio 2001

Seguir leyendo

Opinión

La “responsabilidad social” del presidente

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo