Connect with us

Opinión

Minería: ¡las cifras no mienten!

Publicado

el

Es una industria calumniada, pero vigente y en crecimiento. Del año 2012 al 2016 aportó el 10% del PBI y el 27% del Impuesto a la Renta tuvo un crecimiento de empleo de 8.48%, con casi 200 mil nuevos trabajadores.



Esta semana, en Arequipa, se ha respirado minería. La convocatoria nacional e internacional de Perumín ha sido espectacular y han fluido compromisos importantes para acelerar la generación de riqueza minera. Paradójico que esta ciudad, cuna de los aún latentes y hostiles reclamos contra el proyecto Tía María —que enfrentaron a la minería con la agricultura— sea la anfitriona de este evento de talla mundial cada dos años.

El sector privado también mostró un abierto compromiso a seguir apostando por el país, hablando incluso de sinergias y de compartición de infraestructura entre los diferentes proyectos, modelo que se aplica en la industria de las telecomunicaciones con mucho éxito desde hace muchos años. Esperemos que los innumerables ofrecimientos y promesas se traduzcan en medidas efectivas y que en la próxima Convención, durante el transcurso del cuarto año de este mismo Gobierno, puedan presentarse los avances y resultados del arduo trabajo que hay por delante.

Algunas reflexiones sobre los tres mayores enemigos de esta industria:

UNO. Nuestro marco regulatorio y la lenta e inepta burocracia que lo gestiona. Gente atornillada a sus puestos —que no se ha tenido la valentía de “evaluar” y despedir— o, en todo caso, gente en la que los gobiernos han fracasado en capacitar y generar real vocación de servicio. Es que el problema no necesariamente es la cantidad de permisos (lo que nos ha ganado el sobrenombre de “país de la tramitología”) sino el empoderamiento de este mando medio en las entidades públicas, que se permiten absoluta discrecionalidad y un manejo antojadizo de sus obligaciones.

Como decía Honoré de Balzac: “La burocracia es una máquina gigantesca manejada por pigmeos”. Desafortunadamente, en este caso son pigmeos con demasiado poder que se nutren de nuestros impuestos.

DOS: Nuestro desprestigiado Congreso que irresponsablemente promulgó hace unos días la Ley 30640. ¿Tan distraídos están los Fujimoristas con sus rencillas internas que se dejaron seducir por el izquierdista Arana en este despropósito? ?¿Hemos confiado demasiado en sus capacidades y en la de sus asesores? El tema es que se ha generado un inmenso problema sin claros visos de solución.

Toda la semana se ha cuestionado esa insólita ley, tanto directamente en Perumin como en otras tribunas autorizadas, por lo que sorprenden las recientes declaraciones de la ministra de Ambiente —quien parece no estar alineada con la voluntad declarada del Ejecutivo de acelerar las inversiones mineras— en las que destacaba las “bondades” de la norma y confirmaba que las autoridades competentes, encabezadas por la Autoridad Nacional de Agua, se tomarían 365 días para definir el término “cabecera de cuenca” . Esta situación podría plantear serias dificultades a una de las iniciativas más importantes en cartera: el proyecto Michiquillay ubicado en la parte alta de la micro cuenca del río Encañada, Cajamarca, que estaba previsto viera la luz en noviembre próximo.

Además, Cajamarca hoy por hoy es una de las regiones más pobres del país y requiere de nuevos proyectos para compensar el absurdo “agua sí; oro, no”, fatídico eslogan que Humala contribuyó a consolidar desde el inicio de su presidencia, de la mano de su otrora aliado Gregorio Santos.

TRES. Los enemigos hechos en el extranjero. Aquellos países ricos y desarrollados que calman sus conciencias financiando ONG en el tercer mundo para que organicen guerra de guerrillas contra las industrias extractivas, sin querer comprender ni importarles que se trata de realidades diferentes. Cayó a mis manos una Guía para Promotores/Activistas Comunitarios publicada por Global Response (entidad con domicilio en Boulder, Colorado) y financiada por el Proyecto de Justicia Global de Minnesota, todos capitales estadounidenses gestando enemigos contra países como el Perú, que para nuestro infortunio tienen la mayoría de sus huevos en una sola canasta.

La minería es una industria calumniada por sus detractores y manipulada políticamente por los corruptos, pero vigente y en crecimiento. Del año 2012 al 2016 aportó el 10% del PBI y el 27% del Impuesto a la Renta de tercera categoría y tuvo un crecimiento de empleo en un 8.48%, con casi 200 mil nuevos trabajadores. ¡Las cifras no mienten! Por eso, ahora más que nunca, como peruanos tenemos la obligación de estar vigilantes y cuidar este valiosísimo patrimonio.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El verdadero grupo de poder

Seguir leyendo

Opinión

Lampazo

Seguir leyendo

Opinión

Especulación, cárcel y soluciones

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo