Connect with us

Opinión

Michiquillay: guerra avisada no mata gente

Publicado

el

Baje a tierra, señor presidente: el éxito de la licitación de Michiquillay es resultado del prolijo trabajo en equipo de Proinversión y del Ministerio de Energía y Minas, muy a pesar de la inestabilidad política generada por usted y gracias a la absoluta suerte de que el cobre esté en alza.



Podremos estar en desacuerdo con el Gobierno, cuestionar la angurria del presidente o su incapacidad para comprender que ya debería haber renunciado porque el oxígeno se le está acabando (a pesar de que el silencio de Barata puede darle unas cuantas bocanadas más), pero no podemos dejar de reconocer, utilizando términos futbolísticos, que la licitación de Michiquillay ha sido “un gol de media cancha”, un éxito rotundo, una gran apuesta por el país en tiempos de inestabilidad y estupor.

No solo lo digo por la atractiva oferta de Southern Copper, postor ganador (US$400 millones de precio de transferencia y 3% de regalías, frente a lo planteado en las bases de US$25 millones y regalías entre 1.5 y 3.5%), sino por el efecto multiplicador del voto de confianza tanto en términos económicos como emocionales.

En algunas ocasiones el “sí se puede” pasa de ser un conocido slogan a un grito de guerra a la necesidad de sobrevivencia. La adjudicación de este proyecto minero era una prueba de fuego de la que salimos invictos, pero no la debemos exponer a actos de soberbia. Baje a tierra, señor presidente: es iluso declarar que se trata de un espaldarazo para la gestión de su gobierno: más bien diría que es el resultado del prolijo trabajo en equipo de Proinversión y del Ministerio de Energía y Minas, muy a pesar de la inestabilidad política generada por usted y gracias a la absoluta suerte de que el precio del cobre esté en alza (subida del 30% durante el 2017). Con otros factores, difícilmente hubieran logrado un estudio de factibilidad que respalde tan generosa oferta.

Michiquillay está ubicado en Cajamarca, al costado de Galeno y de la satanizada y emblemática Conga. Según mediciones realizadas por el INEI en el 2015, esta es una de las regiones más pobres del Perú y desde entonces no ha ocurrido nada para que revierta esa situación. Hoy con la inmensa inversión comprometida, mayor a los US$2,000 millones, lentamente las cosas podrían empezar a cambiar. Esperemos que la memoria de la otrora bonanza sea una generosa aliada de los cajamarquinos y que haya una lección aprendida respecto  al daño que ocasionan con su discurso, felonía y mala gestión truhanes como Gregorio Santos.

Sin embargo, no se pueden descuidar un solo minuto. La consejera regional de Cajamarca Lilian Cruzado Vásquez saludó la adjudicación del proyecto mencionando que “para cambiarle el rostro a la minería primero deben garantizar el respeto al medio ambiente y deben dar prioridad a los trabajadores, empresarios y emprendedores cajamarquinos, y deben relacionarse adecuadamente con los distintos niveles de gobierno, regional y local, para priorizar y comprometerse con una agenda común de desarrollo”.

El cumplimiento al pie de la letra de los instrumentos ambientales no resiste el mayor análisis: la empresa sabe que es una prioridad y que los ojos de millones de peruanos la estarán observando. Empero, un tema que siempre trae complejidades y por ello es crítico anticiparse sobre él, es el cumplimiento de cuotas de trabajo para las comunidades, por la disminuida capacitación de los pobladores ante una industria cada vez mas tecnificada.

Varias veces lo he expresado pero valga la redundancia: el Ministerio de Educación debería trabajar en una malla curricular especial para las escuelas que se encuentran ubicadas en circunscripciones mineras, con el fin de capacitar a los estudiantes en las labores requeridas por la industria, obligando a las empresas a darles prioridad en las oportunidades de trabajo. Vale decir, crear una cantera de especialistas locales. ¡Es un win-win indiscutible!

Finalmente, Southern tendrá que hilar muy fino y cuidar que no se generen falsas expectativas respecto al canon minero. Recordemos que el proyecto recién entrará en operación dentro de siete años (2025) y generará utilidades afectas al pago del Impuesto a la Renta en año desconocido, luego de que se amortice la inmensa inversión.

El dinero para la región no está a la vuelta de la esquina y eso es muy importante comunicarlo adecuadamente; las consecuencias del desengaño pueden ser muy costosas. Guerra avisada no mata gente.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Nido de serpientes

Seguir leyendo

Opinión

Elecciones risibles

Seguir leyendo

Opinión

#LoMásLeído: Mensaje mafioso

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo