Connect with us

Opinión

Mi padre y el valor de la palabra empeñada

Publicado

el

Felipe Osterling tuvo la grandeza de no quedarse enganchado en el pasado.



El tema del indulto humanitario a Alberto Fujimori  es recurrente desde hace muchos años: claro ejemplo de la falta de decisión y valentía de nuestros gobernantes, atemorizados por asesores aprendices de Rasputín, capaces de imaginar todo tipo de escenarios fatalistas o conspiratorios o de vender la idea que es una útil herramienta política para generar más división y encono y debilitar a sus enemigos. ¡Pero por esa vía no lo van a conseguir!

Algunos en las redes y en la calle —a mis ojos, por absoluta ignorancia— califican mi aprecio a Keiko Fujimori como una suerte de traición al legado  de mi padre. Me tomo, entonces, estas líneas para hacer un poco de memoria y recordar la sabiduría de un hombre que, con una inmensa grandeza de corazón, supo perdonar y cerrar un capítulo complicado de su vida. Capítulo que, por cierto, lo apartó de la política.

1. En una entrevista para el diario Correo del 18 de diciembre del 2011, Felipe Osterling expresó que a pesar de haber sido una de las víctimas directas de la disolución del Congreso el 5 de abril de 1992 (como presidente del Senado y objeto de arresto domiciliario) había que olvidarse de aquello ante la situación de expresidente. Se pronunció enfáticamente a favor del  indulto humanitario, pues pensaba que lo importante era preservar la vida del reo: “Soy partidario del indulto humanitario, […] pasar la página es un síntoma humanitario que muestra la grandeza del ser humano; no quiero tomar venganza contra nadie”.

2. En “No culpes a la Noche” del 27 de setiembre del 2012, con Milagros Leiva mi padre habló en extenso y prístinamente sobre la posibilidad del indulto humanitario. En su opinión, Alberto Fujimori estaría incurso en el supuesto previsto del artículo 31 del Reglamento de la Comisión de Gracias Presidenciales, cuando el reo padece enfermedades no terminales graves “que se encuentran en etapa avanzada, progresiva, degenerativa e incurable; y además que las condiciones carcelarias pueden colocar en grave riesgo su vida, salud e integridad”. Agregó que el presidente de la República es soberano y que podría indultarlo —aun cuando la Comisión recomiende lo contrario— en la medida de que se trata de una atribución constitucional.

En esa misma línea se expresó el constitucionalista Enrique Bernales, en entrevista concedida a Mariella Balbi para Perú 21 del domingo 14 de mayo, en el sentido de que: “[…] No puede decir que no aplica el indulto porque sigue la ley. No es cierto. La Constitución le confiere esta atribución solo al presidente. La ley le faculta a indultar; su declaración cuestiona el rol constitucional. Está equivocado. Decir que no va a conceder el indulto es correcto. Es su atribución […] El presidente hace una evaluación de conciencia. La ley ya está dada. Él es la ley en este caso”.

3. Diario El Comercio del 19 de enero de 2013: en un emotivo artículo escrito por mi amiga Martha Meier Miró Quesada dedicado a mi padre, ella resalta su posición con respecto al indulto del expresidente Alberto Fujimori, citando lo expresado a Beto Ortiz en Abre Los Ojos pocos días antes. ‘No soy hombre de rencores’, dijo y reiteró su apoyo al indulto”.

4. Perú 21 del 31 de agosto del 2014: en la que quizás fue su última entrevista —publicada exactamente al día siguiente de su fallecimiento— y con la lucidez, claridad y valentía que siempre lo caracterizó, Felipe Osterling respondió en absoluta coherencia con lo expresado desde el 2011. “¿Lo ha perdonado por el 5 de abril? Te confieso que sí. Es un hombre que fue muy mal influenciado por fuerzas tenebrosas y delincuentes que lo rodearon. Pero este hombre me causa ahora mucho pesar”.

“¿Deberían indultarlo? Deberían mandarlo a su casa por todos los problemas de salud que pasa. No olvide que, nos guste o no, fue presidente de la República. Esa es mi reflexión, no para generar debate”.

Mi padre tuvo la grandeza de perdonar, de no quedarse enganchado en el pasado, de no envenenarse como lo hacen muchos peruanos. En especial, dejó un legado de coherencia, grandeza de espíritu, respeto por la persona humana y honra por la palabra empeñada.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Greta Thunberg, Lindbergh y Cristóbal Colón

Seguir leyendo

Opinión

“Ojo, a esa hora yo estuve en el Banco de la Nación”

Seguir leyendo

Opinión

Psicosocial

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo