Connect with us

Opinión

Mi letra es mi verdad

Publicado

el

Los juegos de palabras distraen la atención mientras fallo del Poder Judicial también libra de pesquisas a Rocío Calderón e Ilan Heredia.



La verdad es mi letra. Mi letra es mi verdad. Mi divisa es mi verdad pero la verdad no se divisa.

Los juegos de palabras distraen la atención pero no resuelven la crisis de credibilidad y confianza que afecta a quienes tienen en sus manos los destinos del país. Antes de conocer las agendas que se le atribuyen, Nadine Heredia ya se encontraba bajo profunda sospecha por sus relaciones amicales y empresariales con Martín Belaunde Lossio. Pero después del contundente reportaje de Panorama la verdad se busca con lupa mientras los protagonistas afirman que esta información es un montaje y no hay temor a la investigación porque sus cuentas están en regla. Ojalá fuera así.

El JNE ya determinó la disconformidad entre los aportes declarados por el Partido Nacionalista que preside Heredia y la realidad. Pero el poder político existe y pesa: la Corte Suprema liberó a Heredia de la investigación por lavado de activos del 2004 al 2014 y amparó con el hábeas corpus a todo su entorno. Inmenso favor. El mismo que esperan del Tribunal Constitucional, al cual el procurador del Ministerio Público y el fiscal Ricardo Rojas han recurrido para que la verdad se abra paso con las nuevas pruebas. 

A mayor suspicacia, la Sala Penal de la Corte Suprema acaba de resolver que los “petroaudios” son “prueba ilícita”, tras 8 años de ser conocidos en relación a la supuesta corrupción en la licitación de lotes petroleros. Es cierto que las intervenciones telefónicas no deben ser aceptadas como pruebas legales y también lo es que serán los jueces —ponderando los intereses superiores en cada caso— quienes decidirán si es un conveniente precedente a tomar en cuenta en la investigación de los contenidos de las agendas atribuidas a Heredia.

Mientras tanto, el amedrentamiento y el maltrato a los valientes periodistas de investigación que buscan la verdad es inadmisible. El llamado periodismo de chequera existe aquí y en todas las latitudes cuando el pago es un medio para llegar a la verdad. Es considerado legítimo, ni delito ni soborno si la información entregada es correcta. El vladivideo Kouri-Montesinos que cambió el destino del país fue pagado. Mi solidaridad con Milagros Leiva, Rosana Cueva y Américo Vásquez; su lucha es desigual y merece el respaldo de todos.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]politico.pe

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo