Connect with us

Opinión

“¡Métanse sus encuestas al p…!”

Publicado

el

Flores: "Yo quiero hablar con Alfredo hoy día". Barrón: "¿Quieres una sugerencia? Vamos con el ánimo que de repente pueda MOVER UN POCO SUS CIFRAS. Total, la va a poner en la noche de mañana y no ha entregado todavía".



Los dueños de las encuestadoras y de quienes los contratan para hacer política e influir en la opinión pública ya han sacado a la palestra a un conglomerado de petimetres afeminados para decir lo mismo de siempre: que la libertad de expresión está en peligro, que el Estado no puede investigar temas relativos a la libertad de opinión, ni indagar o meterse contra la libertad de empresa (es decir, con el negocio de las encuestadoras) o que formar un grupo de trabajo para determinar qué metodología usan o a qué intereses obedecen estas empresas es una clara “intencionalidad política”.

Sobre esto último, al menos, el capo di tuti capi de las encuestadoras en el Perú tiene razón luego de que –en un acto digno de encomio, aunque de los pocos que se pueden identificar en ese diario– fue despedido de El Comercio por dupletear como comentarista de sus propias encuestas: un claro conflicto de intereses que “nadie vio” hasta que Juan José Garrido lo expectoró con viento fresco. Es cierto, mi estimado. Para qué te voy a decir que no si la respuesta es sí. La investigación a las encuestadoras y sus metodologías de trabajo tiene una clarísima intencionalidad política… como cuando a ti y a tu empresa los contratan para que hagan preguntas teledirigidas a dedo, y de esa forma salgan las respuestas que el medio que te contrató necesita para sus portadas y para limpiarle los chuzos a Vizcarra o al mandón de turno (¿o alguien vio alguna vez los resultados sobre lo que pensaba la opinión pública sobre la Ley Antimermelada de Mulder?).

Por ejemplo, y poniendo ya un caso de otra encuestadora (para demostrar que todas están cortadas por la misma tijera), veamos la siguiente pregunta: “¿Está de acuerdo o en desacuerdo conque la Comisión de Educación del Congreso la presida la congresista Tamar Arimborgo, quien afirma que la ideología de género causa cáncer y sida?”. Resultado: 72%.

Entonces, yo me pregunto cuántos peruanos encuestados saben quién es la señora Tamar Arimborgo. ¿Cuántos saben que existe o qué cosa es una Comisión de Educación del Congreso? O me pregunto también si acaso en la última marcha de “Con mis hijos no te metas” ese casi millón de personas que asistió coincide con Tamar Arimborgo sobre las consecuencias de la ideología de género para la salud física y mental. Queda claro, pues, cuál es el verdadero objetivo político de las encuestas y la conchudez que significa que alguien diga a modo de crítica, tan suelto de huesos, que la pesquisa a la metodología de las encuestadoras tiene una “clara intencionalidad política”.

¿Quieren más? ¿No fue acaso de dominio público, en 2010, la cólera de Lourdes Flores cuando le comunicaron por teléfono que –por más esfuerzos luego de la retirada de Kouri– la corrupta Susana Villarán empezaba a crecer con la ayuda de los que antes habían apostado por Flores, mientras ella empezaba a bajar? En un audio difundido en el programa el Francotirador, de Jaime Bayly, la entonces candidata a la Alcaldía de Lima por el PPC decía “Yo quiero hablar con Alfredo hoy día… “; mientras que su interlocutor proponía: “¿Quieres una sugerencia? Vamos con el ánimo que de repente pueda MOVER UN POCO SUS CIFRAS. Total, la va a poner en la noche de mañana y no ha entregado todavía”.

Lourdes retrucaba indignada: “Es que está escrita la historia. La próxima semana es 28, la siguiente es 26, y esta niña está en 23. Y así terminamos la historia, 26-23, a una elección con empate técnico para que metan mano en mesa […] Me interesa un comino esta elección. Mañana renuncio a esta candidatura. Una porquería de elección es esta”. Y casi al final de la conversación acuñó lo que se convertiría en su frase más célebre: “¡Métanse la alcaldía al poto!”

Todos conocemos el resultado final de esa elección, pero quienes de estas cosas saben por conocimiento de causa cuentan que cuando al principio de la campaña municipal de 2010 Lourdes Flores y Alex Kouri eran punteros, en realidad quien SIEMPRE habría estado a la cabeza de las encuestas era el segundo… ¡y no al revés como propalaban TODOS los medios de comunicación de la época! En otras palabras, según gente de su propio entorno Lourdes Flores NUNCA fue puntera por más que encuestadores, APEIM y metodologías internacionales que nadie conoce dijeran lo contrario.

Bueno, encuestadores, directores, APEIM y compañía: “¡Métanse sus encuestas al poto!”

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Solo a los amigos del presidente

Seguir leyendo

Opinión

¡Presidente, no juegue más!

Seguir leyendo

Opinión

¿Y por qué no hablamos del “adelanto” de la “repartija” de “mermelada”?

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo