Connect with us

Opinión

Mentir no es delito

Publicado

el

¿Tal vez el presidente no sabía qué cosa era CONIRSA? Difícil creerlo. ¿Una pista? La dirección de Conirsa era la misma que la de Odebrecht... y el número de teléfono también.



Una vez en una reunión de hace mucho pero mucho tiempo, Rosa María Palacios comentaba a un grupo de amigos las características de la cara de una persona cuando mentía. Si mal no recuerdo, decía la colega que un mentiroso o mentirosa, confrontado con un hecho del que no quería dar cuenta cierta, esquivaba la mirada hacia los laterales y torcía la boca. Los menos duchos trastabillaban en sus primeras palabras aunque nunca plantaban la mirada a su interlocutor. Creo que solo los sicópatas son la excepción a esa regla, pues carentes de filtros sociales y sentimientos morales sus mentiras y verdades eran la misma cosa.

El último miércoles la cara del presidente Vizcarra me hizo recordar lo dicho por Palacios. Una colega le preguntó al mandatario –que a diario pontifica contra la corrupción, la mentira y la impunidad en el servicio público, temas cuya rentabilidad le han dado pingues beneficios políticos– si él o su empresa habían sido proveedores de Odebrecht.

Al parecer, Vizcarra no se esperaba la pregunta. Trató de decir algo para luego negar –con la boca torcida y la mirada de costado– que hubiera tenido nada que ver con lo que se le preguntaba. El rostro del presidente era el fiel reflejo de la mentira.

El último domingo, el programa Panorama dirigido y conducido por Rosana Cueva lo desmintió categóricamente. En los años 2006 y 2008 la empresa de Martín Vizcarra, gobernador regional de Moquegua (C y M Vizcarra SAC), brindó servicios a Odebrecht a través de Conirsa (el nombre del consorcio de la IIRSA SUR en la que la compañía brasileña tiene el 70% de las acciones).

¿Olvidó el presidente que, más allá de las formalidades societarias, Conirsa y Odebrecht son casi la misma cosa? ¿O tal vez el presidente y entonces gobernador regional de Moquegua no sabía qué cosa era Conirsa? Difícil creerlo. ¿Una pista? La dirección de Conirsa era la misma que la de Odebrecht… y el número de teléfono también.

Obviamente, no es ningún delito haber sido proveedor de servicios para Odebrecht. En los años en que la empresa de Vizcarra lo fue nadie sabía cómo operaba la empresa brasileña ni tampoco que había sobornado con 20 millones de dólares al presidente Alejandro Toledo, precisamente para construir esa carretera que pasaría por la tierra de Vizcarra. ¡A cuántos más habrá sobornado Odebrecht para que la IIRSA vaya sobre ruedas! ¿Algún medio seguirá investigando, o es que el “aceite de plata” y la mermelada harán el trabajo para el que fueron creados?

Tampoco, de más está decir, mentir es un delito en el Perú (en Estados Unidos, por ejemplo, el perjurio se paga con cárcel. Aquí incluso está permitido mentir en un proceso judicial como parte de la “estrategia de defensa”), por lo que al presidente no se le puede achacar nada legalmente impropio… aunque precisamente por mentir sobre una reunión con periodistas es que empezó el vía crucis del exfiscal de la Nación, por ejemplo. Y también por mentir fue destituido su antecesor Pedro Pablo Kuczynski, porque entre otras cosas se olvidó de que su empresa asesoró a H2Olmos, un proyecto de Odebrecht, luego de que como ministro de Economía de Toledo (el de la coima de los 20 millones de IIRSA) le pusiera las cosas “fáciles”, por decirlo elegantemente.

En fin, repito que mentir no es delito a pesar de que, como dice el dicho, en boca del mentiroso lo cierto se hace dudoso. Los delitos son problemas que tendrá que resolver la nueva fiscal de la Nación.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Lo que dicen las AFP no es verdad

Seguir leyendo

Opinión

A sangre y fuego

Seguir leyendo

Opinión

AFP: En la cancha del Congreso

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo