Connect with us

Opinión

Más náufrago que nunca

Publicado

el

¿Aprovechó Ollanta Humala su presentación de anoche para salir del atolladero?



En los hechos, el presidente de la República tiene un contacto permanente con el país: no hay día en que los medios de comunicación no puedan acceder a una declaración suya, sea siguiéndolo en una gira de trabajo o entrevistándolo al paso, siempre que él quiera, por supuesto. Ocurre todas las semanas y, a veces, más de una vez al día, por lo que se entiende que si el mandatario otorga una entrevista de una hora a un medio de comunicación es porque considera que hay asuntos sobre los cuales necesita profundizar estableciendo un canal “más próximo” con la audiencia. Un espacio sosegado, lejos del tumulto y el jaloneo de los reporteros.

En esa circunstancia, un líder prepara EL MENSAJE que desea transmitir, pues es obvio que el entrevistador tocará temas de la agenda noticiosa y buscará primicias.

¿Puede decirse que Humala aprovechó su presentación de anoche en Latina para fijar algún tema nuevo, salir del atolladero de “las agendas de Nadine” o de las sospechas de corrupción sobre él y su esposa, o realizó algún anuncio expectante en materia económica? Yo creo que no. Y, lo que es peor, que estuvo nuevamente muy lejos de ello.

Cuando su entrevistador tocó el doble discurso del oficialismo en el tema del Lote 192, donde el Gobierno apuesta por un operador privado y la bancada humalista, en mayoría, se inclinó por abrirle las puertas a Petroperú, el presidente fue incapaz de fijar una posición clara y defenderla políticamente. Prefirió farfullar respecto a que no había incoherencia y que su bancada solo pretendió que el regreso de la petrolera estatal a actividades de explotación “se debatiera”. Nadie le cree esto, por cierto, sino habría que volver a mirar la presentación de Pedro Cateriano ante el Pleno.

Luego, cuando se habló de inseguridad, Humala recitó los millones que su Gobierno invierte en la policía y cómo la seguridad se recupera que suponemos él y su familia sienten, algo que sin duda no es el sentido mayoritario. El mandatario perdió así una oportunidad para conectar con el temor de la gente, solidarizarse con él y comprometerse a acelerar las mejoras. Nuevamente Humala parecía estar en otro planeta.

Y cuando se tocó el tema económico, el presidente creyó que podía repetir su mensaje por 28 de Julio con una catarata de cifras en las que, lamentablemente, muy pocos creen. ¿Dio confianza, se mostró en dominio de la situación y con los mejores técnicos a su servicio? Me parece que no. Luego llegó su confuso circunloquio respecto a que “no quería pensar” en el futuro penitenciario de su hermano Antauro (¡como si este no mereciera cada uno de los años a los que ha sido condenado por la muerte de cuatro policías!).

Al final, no entendí cuál era el gran tema que el presidente buscaba instalar en el debate público, o cuál era la sensación de recuperación económica que quería transmitir. Seguramente la señora Nadine Heredia, gran luminaria comunicacional del régimen, sí llegó a captar. Ojalá no estemos siendo mezquinos…

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Opinión

Vacancia y vacuna

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo