Connect with us

Opinión

“¡Mamita, habló con Hinostroza!”

Publicado

el

Ya basta de tanta 'audiocracia' barata, y mandemos a freír espárragos sin tanta explicación a estos campeones de la moral del embudo que son los caviares.



Como los fiscales se han dedicado ha perseguir a líderes políticos basados en hipótesis sin pruebas y los jueces a mandarlos a la cárcel preventivamente, además de anular indultos presidenciales sobre los que no deberían poder decir tus ni mus, el control de la Junta Nacional de Justicia se ha convertido en fundamental para la argolla caviar y sus secuaces. De tal modo que como la JNJ los nombra, tener a una mayoría allí –que haga de la administración de justicia un apéndice de las ONG caviares y de sus pontificados “morales” e ideologías totalitarias– es una necesidad vital.

Y la mejor manera de conseguir lo que por mérito propio no pudieron hacer sus candidatos para integrar la JNJ es recurrir al ya manido pero vigente expediente de Hinostroza. Es que la “audiocracia” todavía funciona para descalificar a opositores o a quien estorbe en el camino de la argolla caviar.

La última ha sido poner en entredicho la elección de dos miembros, entre otras cosas, porque registraban llamadas con Hinostroza (¿los grababan legal o ilegalmente?). También los caviares sinvergüenzas pidieron sin inmutarse que el defensor del Pueblo dé un paso al costado… ¡porque él también ha tenido llamadas con Hinostroza! “Debe inhibirse por decoro”, dijeron los que no tienen ninguno para hacer valer sus intereses y a sus protegés a como dé lugar.

Seamos claros: el Perú vive hipotéticamente en un Estado de derecho y no en un Estado de sospecha donde reina la arbitrariedad.  Y un Estado de derecho se rige bajo el principio supremo de la legalidad. Eso hace predecible la conducta de los ciudadanos al amparo del imperio de la ley.

En este caso, cualquier falta, sanción o impedimento debe estar contenido en la ley. ¿En qué ley está la prohibición de hablar por teléfono con Hinostroza? En ninguna. Sin embargo, sin siquiera haber pasado por el escrutinio de la fiscalía y menos por las decisiones judiciales, las llamadas a Hinostroza se han convertido en un sambenito universal. Una estupidez teniendo en cuenta que los concernidos de los que hablamos aquí son aquellos que por su perfil de abogados, fiscales, jueces o académicos (sí, aunque no lo crean, Hinostroza publicaba literatura jurídica en diversos medios especializados), era difícil que por lo menos una vez no hablaran por teléfono con Hinostroza. Entonces no solo NO ES PECADO haber hablado telefónicamente con el exjuez supremo, sino que mucho menos es ILEGAL como para que los presentadores de TV pongan cara de poto o te encajen el cucurucho de la inquisición.

Ya basta de tanta audiocracia barata y manden a freír espárragos sin tanta explicación a estos campeones de la moral del embudo que son los caviares: “¡Sí, hablaron con Hinostroza y qué!”

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

La “responsabilidad social” del presidente

Seguir leyendo

Opinión

Reflexiones sobre la figura de vacancia presidencial

Seguir leyendo

Opinión

Vizcarra, final del juego

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo