Connect with us

Opinión

Maki no se perdió de mucho

Publicado

el

El mismo diario del que es accionista le censuró a la señora Miró Quesada su versión de los hechos, su réplica expresada en su renuncia, sus disculpas públicas por su desatinada columna y sus explicaciones: vulneraron así los principios elementales del periodismo. 



Hace casi un fin de semana que Maki Miró Quesada escribió la ya tristemente célebre columna que causó la comidilla de la gente “bien” de Lima y de aquellos metiches que pululan en las redes sociales. El artículo de Maki fue desatinado sin ninguna duda, dada la emergencia de vida o muerte que vive el mundo.

Lo que correspondía a la autora lo hizo: renunció. El medio fue a través de una carta que el diario Perú 21 –en el que publicó la columna con el pláceme de su directora Cecilia Valenzuela, porque de no haberlo dado nunca hubiera sido publicada– no quiso publicar. El argumento de la directora para negarle a la columnista el derecho a dar a conocer su carta de renuncia (esto es, lo que tenía que decir Maki respecto a lo que escribió) fue que el asunto ya había escalado hasta el directorio de el Grupo El Comercio. En otras palabras, el Grupo EC era ahora el que tenía que autorizar la publicación de la carta. Hasta esta instancia, al parecer, acudió Maki sin suerte.

En otras palabras, a la señora Miró Quesada el mismo diario del que es accionista le censuró su versión de los hechos, su réplica expresada en su renuncia, sus disculpas públicas y sus explicaciones vulnerando así los principios elementales del periodismo. Maki fue desaparecida del mapa, proscrita y su nombre borrado, como cuando en la antigüedad los antiguos faraones o en la actualidad los sátrapas comunistas eliminaban de las piedras o de las fotos los nombres o las imágenes de aquellos que no les gustaban. Esto, por supuesto, después de que ya fuera colgada en efigie por algunos de sus propios familiares, que fungen hoy de autoridades en materia de cultura.

Pero lo cierto aquí es que se ha cometido un abuso contra la señora Miró Quesada, que se explica en un atropello contra la libertad de expresión: no de su malhadada columna sino de su réplica contenida en su renuncia. Digamos también que Maki Miró Quesada no es la principal responsable de esta crisis en ese conglomerado en vías de extinción. Ella escribió la columna, es cierto, pero en el diario hubo alguien que autorizó su publicación. Ese alguien es la directora Cecilia Valenzuela. La señora Valenzuela se ha dado golpes de pecho y flagelado no por la columna (ella sí tuvo la oportunidad de publicar una extensa carta), sino para que no la boten como debería haber hecho el directorio del Grupo EC.

Y como la dignidad es un bien escaso, a la señora Valenzuela no se le pasó ni por un minuto por la cabeza renunciar. Más bien se excusó de no haber leído la columna  de la señora Miró Quesada por las múltiples ocupaciones que la agobian en el periódico bajo su dirección. Sin embargo, existen pruebas de que la señora Valenzuela sí lee lo que le conviene. No por nada cuando escribía Mariella Balbi o no le gustaba alguna opinión de Aldo Mariátegui contra los fiscaletes Vela y Pérez, o cuando se le daba espacio a la versión del fiscal supremo Chávarry, Valenzuela ponía al final de cada artículo que le desagradaba un DISCLAIMER BIEN GRANDE que decía que “el diario no se solidarizaba con las opiniones del autor”. Así que: de que leía, ella leía.

Otra cosa es que como buena empleada subalterna, la directora haya dado por descontado que a lo que escribe la accionista de un diario no se le puede poner un disclaimer como le ponía a Balbi o a Mariátegui. Finalmente, lo que ha hecho Maki Miró Quesada con su columna fallida no es nada en comparación con lo que se ha convertido Perú21 y El Comercio, diarios al servicio de la desinformación del poder de turno, y ávidos de la mermelada estatal de la publicidad. ¡Y encima tienen el desparpajo de pedir rescate financiero!

En fin. Por lo visto, Maki no se perdió de mucho dejando de escribir allí.

Imagen: Women History

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El verdadero grupo de poder

Seguir leyendo

Opinión

Lampazo

Seguir leyendo

Opinión

Especulación, cárcel y soluciones

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo