Connect with us

Opinión

Luto morado

Publicado

el

El daño al Partido Morado es nuclear, por lo que si el gobierno pretendía manipular la última encuesta de este domingo ya no podrá hacerlo tan fácilmente



Entramos a la fase final de la campaña electoral de estas elecciones congresales extraordinarias y las encuestas empiezan a jugar su papel en la guerra psicológica para atraer o ahuyentar el voto. Encuestas las hay para todos los gustos y bolsillos, sobre todo para estos últimos.

Los sondeos los encargan y los pagan los medios de comunicación que a la vez son mantenidos por la publicidad estatal del gobierno sin la cual no podrían sobrevivir. Que el lector saque sus propias conclusiones.

La estrategia del gobierno y sus medios es clara: inflar lo más posible al Partido Morado que es el partido del gobierno. Sin embargo, morado es el color de las pompas fúnebres, así que el gobierno no debería estar tan optimista tratándose de ese color de funeral. El gobierno trata de crear una “tendencia” de última hora que influya en los indecisos o los que habían tomado partido por viciar su voto. También de desinflar a los partidos que realizarán una verdadera vigilancia política de las acciones de este gobierno autoritario, y que buscan restablecer el equilibrio de poderes roto el 30 de septiembre por Martín Vizcarra.

Aún más: las encuestas tratarán de invisibilizar a los candidatos preferenciales que sean más incómodos al gobierno y que podrían tener un papel de liderazgo clave en el próximo Congreso. A cambio, encumbrarán a los primeros puestos a los inexpertos que se puede influenciar o a las malaguas que son ni fu ni fa.

Lo que nadie se esperaba, sin embargo, es que entre los morados su fundador fuese un maltratador de mujeres. Abofetear a su esposa, trapear el piso con ella y agarrarla a puntapiés con denuncia policial y sentencia de familia de por medio es inaudito para cualquiera que pretenda pertenecer al mundo civilizado.

El aludido ha renunciado al partido y a su candidatura solo de mentirijillas, pues en realidad resulta imposible hacerlo a estas alturas, así que si sale elegido (es nada menos que el número 3 de la lista) podrá tranquilamente sentarse en su escaño si así lo quisiera. Pero el daño al Partido Morado es nuclear, por lo que si el gobierno pretendía manipular la última encuesta de este domingo ya no podrá hacerlo tan fácilmente. Nadie se va a creer el cuento de que los morados van primeros o segundos después del hematoma que han sufrido, pues hasta los más vendidos se guardarán de respetar las formas y su reputación (me refiero a las encuestas, claro).

Por último, y para cerrar con las encuestas, debe quedar claro que una muestra que tiene un margen de error de más de 3% (¿algunas llegan hasta el 5%!) está jugando con la credibilidad de un público ingenuo con fines subalternos.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Nuevo gabinete

Seguir leyendo

Opinión

El club de los fariseos

Seguir leyendo

Opinión

¿Cuál es la verdadera organización criminal?

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo