Connect with us

Opinión

Luego del Muro de Berlín, el nuevo campo de batalla

Publicado

el

“No es un momento para la comodidad y el confort. Es el momento de la osadía y la resistencia". Winston Churchill.



Schabowski explicaba la decisión de la RDA de autorizar las salidas del país. Un periodista extranjero preguntó cuándo entraría en vigor la nueva norma. Schabowski, azorado, consultó sus papeles y dijo: “Si mis informaciones son correctas, hasta donde llega mi conocimiento, inmediatamente (sic)”.

Era 9 de noviembre de 1989. El muro había caído. El comunismo tal y como se había concebido nunca volvería a ser el mismo. La Unión Soviética se disolvió en los siguientes años y la mayoría de sus Estados entró en un proceso acelerado hacia el capitalismo. No tardó la China en encaminarse a un sistema capitalista de Estado con aspiraciones de economía imperial, siendo su comunismo primitivo: solo un instrumento pragmático para ejercer la verticalidad del poder del régimen en su política interna.

Luego de los últimos esfuerzos de exportar la revolución, Cuba aislada ya no exporta tropas –solo espías disfrazados de médicos–; mientras tanto, los gobiernos africanos marxistas acorralados se hunden en sus propias deficiencias. En el Perú el llamado “cuarta espada”, el maoísta Guzmán, fue derrotado militar y socialmente.

Todo lo anterior ha conducido a un proceso de redefinición de las posiciones marxistas, y hoy la corriente se desarrolla hoy en dos vertientes. La primera es la de expansión económica del Partido Comunista Chino y la toma de mercados, a cualquier precio. De ahí la guerra económica con Los Estados Unidos de America y la penetración en Europa. La segunda nace ante la pérdida del paraguas de Rusia –la URSS– y la conversión de los Estados nacionales de Europa del Este al capitalismo.

Los rezagos comunistas, principalmente ubicados en la esfera intelectual, son catalizados por fondos tributarios del mundo libre e integrados a universidades, instituciones, organismos internacionales, ONG, etc. Esta integración a manera de red incluye gobiernos y hasta los partidos llamados ‘liberales’ con ideas socialistas en América del Norte (el sistema integrado es replicado a través del globo).

Y así con esta red se diseña un plan mundial como respuesta ideológica y pragmática, basada en el ataque a la superestructura del mundo libre (ya anunciado por Gramsci y algunas escuelas europeas). La vigencia del neomarxismo y de la consabida práctica de las ONG, que vienen anexándose a los organismos tradicionales del mundo libre, anidan en un nuevo frente de la ley de la contradicción.

El comunismo se disfraza y se reinventa. Es la contradicción particular de la contradicción principal; o lo que sería la contradicción de la contradicción principal –una de las tesis del viejo Mao– está en pleno proceso.

Imagen: https://vive.uvm.mx/

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Y cómo es él?

Seguir leyendo

Opinión

Valentín Paniagua: noviembre 2000 – julio 2001

Seguir leyendo

Opinión

La “responsabilidad social” del presidente

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo