Connect with us

Opinión

Luego del día uno

Publicado

el

Esta primera jornada ha mostrado tanto acciones coherentes y elogiables como mucho afán de figuretismo.



Tomando como ejemplo las acciones de otros países respecto al COVID-19, el cierre de fronteras y distanciamiento social eran esenciales y necesarios para evitar la propagación exponencial de este virus. En ese sentido, en lo que va de su mandato es la primera vez que escucho a Vizcarra hilvanar frases con coherencia.

Esperemos que luego del primer remezón ante la declaración de Estado de Emergencia el sentido común de nuestra población prime, y podamos adecuarnos durante los próximos quince días a esta nueva realidad. Ojalá el control de daños tenga un balance positivo.

Asegurar el cumplimiento de inamovilidad por parte de nuestra población no será sencillo. Debemos tomar en cuenta que gran parte de nuestros compatriotas labora en el comercio informal y para ellos el “teletrabajo” es un concepto sin mayor significado. Esta es una realidad ante la cual no podemos pecar de indiferentes, pues para la mayoría de informales su ingreso de subsistencia depende exclusivamente de lo que puedan producir diariamente. Ello, en casos extremos, puede generar desesperación y violencia.

Por lo anterior, es plausible que ante esta latente contingencia el gobierno haya anunciado como medida complementaria un bono de 380 soles para las familias vulnerables. Y es necesario que sea bien administrado para que el remedio no sea peor que la enfermedad.

Sin embargo, así como hay acciones coherentes y elogiables también hay de las que demuestran el afán de figuretismo. Se trata de personajes que sin mayor reflexión dictan disposiciones para el oprobio: tal es el caso del burgomaestre del distrito de La Molina, quien ordenó el “Estado de Emergencia Distrital y cierre de fronteras” (sic). Son este tipo de acciones irresponsables las que pueden terminar incubando la confusión y el caos. La emergencia solo debe ser asumida por el gobierno central, y la obligación de las demás autoridades es acatar lo que aquel disponga, no actuar como si regentaran un país diferente. Así de claro.

No sabemos si estas primeras medidas ordenadas por Vizcarra serán suficientes para erradicar o al menos tener controlado al COVID-19. Mucho dependerá de la colaboración ciudadana y de la eficacia de nuestra fuerza sanitaria. Solo resta mantener la fe, serenidad y mucha paciencia después del día uno.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

La OPS desmiente al Gobierno

Seguir leyendo

Opinión

El estate quieto funcionó

Seguir leyendo

Opinión

Sin escrúpulos

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo