Connect with us

Opinión

Los retos del diálogo

Publicado

el

La reunión entre PPK y Keiko Fujimori debe cerrar el capítulo que quedó abierto después de la campaña.



La reunión entre PPK y Keiko Fujimori servirá para normalizar la política desde las formas del diálogo, para cerrar un capítulo que quedó abierto después de la campaña, para destensar en algo el ambiente y para dar una imagen de comunicación y viabilidad.

Antes de la reunión, sería recomendable que PPK tome distancia de quienes casi lo conducen a un escenario de confrontación por la censura de un ministro. Porque si va desde esa posición y asesorado por ellos, le irá mal. También sería recomendable que le pida a sus voceros que hacen vida pública descalificando a la bancada de la oposición que moderen su discurso, que lo ecualicen, porque muchas de sus declaraciones en vez de generar diálogo crean enfrentamiento.

Keiko tendrá que terminar de entender que perdió la elección y que no es la primera vez que pierde. Que debe liderar una oposición más facilitadora y sin el fantasma de la desestabilización, que no puede seguir actuando a través de los congresistas de su partido, que no podrá fortalecer un liderazgo desde el silencio, que debe tener voz propia.

Debe darse cuenta de que la población que votó por ella quiere algo distinto a lo visto en los últimos meses.

Y PPK tendrá recordar que la mitad del país no votó por él en segunda vuelta. Que su verdadero caudal es de un máximo de 17% del electorado. Que su partido político es prácticamente un partido fantasma: una agrupación sin fuerza, sin mística, sin gente, sin movimiento, sin juventudes y sin liderazgo.

Desde esta perspectiva, PPK debe ir con una posición realista. Es un político sin base partidaria, sin operadores políticos, sin intelectuales. Lo realista será empezar a conversar, destrabar la comunicación para lo que venga, escuchar la opinión de Fuerza Popular y tratar de considerarla. Y no de arriba para abajo.

El reto de PPK será sacar adelante su gobierno a pesar de la adversidad, cumplir con sus objetivos planteados aunque llegue al final de su periodo con diez ministros censurados. Parte de su problema es que tiene en su entorno a rabiosos antifujimoristas, asesores cuyo análisis y óptica pasan por el enfrentamiento y la beligerancia. Por lo mismo, tendrá que desarrollar más el arte de la política y de la cohabitación y no la confrontación; la tolerancia y la aceptación, no la amenaza y la descalificación.

En el actual escenario, una cosa son Fuerza Popular y el Frente Amplio y otra muy distinta, el PPC, el Partido Nacionalista o el desaparecido Perú Posible. No los debe mezclar; sería un tremendo error. Y ojalá no haga de este encuentro un show mediático, un acto de demagogia; algo así como una cita cumbre. Lo importante es que conversen sin presiones.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Lo que dicen las AFP no es verdad

Seguir leyendo

Opinión

A sangre y fuego

Seguir leyendo

Opinión

AFP: En la cancha del Congreso

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo