Connect with us

Opinión

Los que no saben perder

Publicado

el

¿Perdió independencia el BCR con la filiación, simpatía o militancia política del ingeniero Gonzalo García Núñez? En último caso, ¿no tiene el gobierno 4 de 7 miembros en el directorio del BCR?



Ayer el Congreso de la República designó a los tres miembros que les compete para ocupar los cargos de directores del Banco Central de Reserva, cuyo presiente es el mundialmente reconocido Julio Velarde. Los otros miembros ya habían sido designados por el Poder Ejecutivo, quedando completos los siete directores que establece la Constitución.

Una de las objeciones a esta designación congresal es que la mayoría “impuso” a sus candidatos en desmedro de otros dos presentados por la oposición, poniendo en entredicho el carácter democrático de dicha elección. Se habló incluso de “dictadura” por parte, nada menos, que del Frente Amplio  (que aún no puede condenar la dictadura que existe hoy en Venezuela).

Como se sabe, existen varias teorías democráticas de las que el célebre profesor Robert Dahl da cuenta en su clásico ensayo “Un Prefacio a la Teoría Democrática”. Una de ellas es la “democracia populista” que propone que la meta que ha de maximizarse en una democracia es el principio de las mayorías basada en la igualdad política de los ciudadanos. En otras palabras, las decisiones se toman por mayoría.

Dahl advierte, sin embargo, que ello no es suficiente para garantizar al menos la libertad del conjunto de los ciudadanos, porque es evidente que sin contrapesos la mayoría puede avasallar a la minoría. 

Esboza entonces lo que él llama la teoría de la “democracia madisoniana” (en honor a James Madison, padre fundador de los Estados Unidos de América y cuarto presidente de esa gran nación), según la cual la meta que ha de maximizarse en una democracia es la república no tiránica. Para ello es indispensable el balance de poderes pues, según Madison, sin ese equilibrio tanto una mayoría como una minoría, puede terminar conviertiéndose en tirana de los demás. 

También Dahl enuncia lo que él denomina la “teoría de la democracia de la poliarquía” que, en buena cuenta, implica tener un abanico de posibilidades de donde elegir.

Todos los ítems expuestos por Dahl sobre la democracia se han cumplido ayer con la elección de José Chlimper, Elmer Cuba y Rafael Rey como miembros designados por el Congreso.

El equilibrio de la democracia madisoniana lo pone el Poder Ejecutivo, que nombra a su guisa a 4 miembros del directorio del BCR contra los tres que le toca designar al Congreso. Allí no hay tiranía.

La poliarquía se manifiesta en los 5 candidatos de las diferentes fuerzas políticas que fueron propuestos para el directorio, a saber: Humberto Campodónico (Frente Amplio), Carlos Herrera Descalzi (Acción Popular), Rafael Rey (Apra) y José Chlimper y Elmer Cuba (Fuerza Popular).

Finalmente, el principio de las mayorías que es el que define las decisiones en una democracia dio como ganadores a los propuestos por el Apra y Fuerza Popular. 

Dicho esto, queda el tema de las calidades profesionales y éticas de los candidatos ganadores. Los perdedores objetan que, por ejemplo, ni Rafael Rey ni Chlimper aseguran la independencia y autonomía que debe tener el BCR, pues es conocida su filiación, simpatía o militancia política. 

Sin embargo, esos mismos perdedores de hoy no objetaron la conocida militancia, simpatía o filiación política del ingeniero Gonzalo García Núñez cuando formó parte del directorio entre 2001 y 2005. El señor García Núñez, al igual que Rey, es ingeniero y su actividad política comprende haber sido regidor de Lima por Izquierda Unida (1983-1990), miembro del equipo de gobierno de IU (1985-1990), candidato a senador por Izquierda Socialista,  postulante a la primera vicepresidencia del Perú con Ollanta Humala (2006), candidato a la alcaldía de Lima por el humalismo (2006) y, así por el estilo.

¿Perdió independencia el BCR con la filiación, simpatía o militancia del ingeniero García Núñez? ¿La perderá con el ingeniero Rey y los economistas Cuba (ex TodosPor El Perú) y Chlimper? En último caso, ¿no tiene el gobierno 4 de 7 miembros en el directorio del BCR?

El caso de José Chlimper es el que más polémica ha causado por el asunto de unos audios que se le atribuyen trucados en la última campaña electoral. Sus enemigos afirman que no tiene calidad moral para el ejercicio del cargo. Pero el señor Chlimper ya ha sido director del BCR (2006-2010) sin ninguna tacha a su reputación y actuación de entonces. 

Si el presidente de la República y el presidente del directorio del BCR no cuestionan su idoneidad moral, ¿quiénes son Perico de los Palotes para cuestionarla?

Finalmente, una digresión. La exministra Verónika Zavala, ni bien difundida la elección de los tres miembros del directorio del BCR por el Congreso, expresó su malestar porque no existiera allí ninguna mujer economista. Debió, en todo caso, reclamarle eso a su hermano el premier Fernando Zavala, quien tenía potestad y mejor oportunidad de designar a una mujer para ese cargo.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Habló Pedro

Seguir leyendo

Opinión

Dueño de nada

Seguir leyendo

Opinión

¿Por qué tenemos relaciones diplomáticas con un dictador?

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo