Connect with us

Opinión

Los nuevos Tonton Macoutes

Publicado

el

Recordamos a esos batallones de la muerte de Haití porque hoy han resurgido en nuestra región, aunque con otros nombres y no en esa dimensión: en Venezuela son llamados “colectivos".



Los llamados Tonton Macoutes constituyeron una siniestra fuerza paramilitar al servicio de los dictadores Jean Claude y Francois Duvalier, quienes gobernaron Haití durante veintiocho años asesinando 150 mil personas, golpeando, torturando o extorsionando a millares de sus compatriotas.

Hoy, recordamos a estos batallones de la muerte porque han resurgido en nuestra región, aunque con otros nombres y no en esa dimensión: en Venezuela son llamados “colectivos”, milicias urbanas que inicialmente se llamaron “círculos bolivarianos”, auspiciadas por el presidente Chávez para “defender las ideas de la revolución”. En 2002, durante el fracasado golpe de Estado, enfrentaron a opositores con armas de fuego y francotiradores provocando varias muertes. Chávez, en agradecimiento, los llamó “brazo armado de la revolución bolivariana” y progresivamente su gobierno les facilitó armamento (que incluía fusiles de asalto, subametralladoras y granadas), equipos de vigilancia, comunicaciones y motocicletas, ante la tolerancia de las Fuerzas Armadas. Además gozaban –gozan– de privilegios en la distribución de alimentos, y cuentan con apoyo económico canalizado a través del Servicio de Inteligencia Bolivariano.

Entre sus “proezas”, los colectivos atacaron el canal de TV Globovisión hasta que sus aterrorizados propietarios lo vendieron a empresarios oficialistas; lanzaron bombas lacrimógenas al local de la Nunciatura Apostólica; disolvieron a balazos marchas estudiantiles; y penetraron con pistolas y porras en las universidades. En 2017, provistos de palos y armas de fuego, atacaron la sede de la Asamblea Nacional y golpearon a varios legisladores ante la indiferencia o complicidad de la guardia.

Estos sicarios del gobierno se movilizan en motos, en escuadras, organizadas en barrios, protegidos por la policía (o actúan conjuntamente con ella).

Maduro les agradece “defender la revolución”; la ministra chavista Iris Valera los califica de “pilar fundamental de la patria”; y el canciller Jorge Arreaza saluda su “comportamiento ejemplar”.

Pero esta banda de matones acusados de varios asesinatos no ha pasado desapercibida para las comisiones de derechos humanos de la ONU y de la OEA, ni para la Corte Penal Internacional que tiene registrados muchos de sus crímenes.Tampoco para el Parlamento Europeo, que demandó “desarmar y disolver los grupos armados progubernamentales y poner fin a su impunidad”; ni para el Centro Carter, que los califica de “maleantes que intimidan a los rivales” y “ayudan a influir en los resultados” electorales.

Este modelo chavista ha sido exportado a Nicaragua –su socio político– país donde los paramilitares se exhiben portando armas de guerra al lado de la fuerza publica. Responsables de crímenes y golpizas a opositores, incluyendo sacerdotes, el dictador Ortega los protege diciendo que son “amigos de la policía”.

Decimos lo anterior porque es importante poner en evidencia a estas bandas criminales que actúan bajo la protección de los gobiernos de Venezuela y Nicaragua. Se trata de un tema que debe merecer un amplio análisis en la OEA y la mayor atención del Grupo de Lima.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Solo a los amigos del presidente

Seguir leyendo

Opinión

¡Presidente, no juegue más!

Seguir leyendo

Opinión

¿Y por qué no hablamos del “adelanto” de la “repartija” de “mermelada”?

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo