Connect with us

Opinión

Los chinos toman represalias contra EE. UU.

Publicado

el

Una desaceleración económica de las dos mayores potencias tiene un gran impacto a la economía global pues, ¿quién pagará ese sobreprecio arancelario?



China acaba de subir aranceles por más de 60 mil millones de dólares a las importaciones de Estados Unidos. Y con ello, ha salido de su sopor algún “cisne negro” por allí, ya anunciado por analistas que sostienen que el mundo está mal manejado por la política de los bancos centrales y países como los Estados Unidos. La pesadilla es real, sobre todo si recordamos que se trata de una reacción al anuncio de Trump en Twitter en el que acusa a China se ser un jugador desleal que ha incumplido los acuerdos con los norteamericanos. Por ello, impuso un 25% de aranceles a importaciones chinas por 200 mil millones de dólares, y la medida vino con “yapa”. O se alinean o se les aplica aranceles a todas las partidas de importación china a los Estados Unidos.

La represalia oriental estaba cantada. El problema comenzó el pasado viernes cuando los chinos y sus homólogos estadounidenses en Washington abandonaron las negociaciones comerciales sin llegar a un acuerdo.

Luego del tuit, Trump aseguró que las conversaciones continuarían en el futuro y que estos aranceles pueden o no eliminarse –dependiendo del resultado de las negociaciones–, en un intento por calmar a los mercados. Pero Xi Jing Pen, quien tiene todo el poder en sus manos, ha replicado que no perderá su soberanía ni aceptará un convenio que dañe sus intereses.

Los europeos, sin embargo, están super nerviosos, pues Trump planea imponerle a la industria automotriz aranceles que podrían afectar casi 50 mil millones de euros de exportaciones, según refiere Automotive News. Ante esto, en el Viejo Mundo también tienen lista una represalia por un total de 20 mil millones de euros impuestos a productos estadounidenses.

Mientras tanto, el Fondo Monetario Internacional mira preocupado este escenario.

Todo nos recuerda la nefasta política durante el crack de los 30 con el “beggar thy my neighbour” –empobrecer al vecino buscando el beneficio del país a costa de los demás–, que en general consiste en la aplicación de aranceles y altos límites a la importación, con el fin de proteger la producción nacional y los puestos de trabajo. De este modo, se extrae el máximo de capital al país del cual se importa la mercancía para suavizar el choque de la crisis. Tal pensamiento afectó muchísimo al mundo y solamente fue abandonado tras la II Guerra Mundial.

Una desaceleración económica de las dos mayores potencias tiene un gran impacto a la economía global pues, ¿quién pagará ese sobreprecio arancelario? Todo puede pasar cuando el poder nubla las conciencias.

Como señalan diversos blogs, no hay que olvidar que gigantes como Apple tienen la mayoría de sus cadenas de montaje en China, al igual que Tesla, General Motors, Nissan, Fiat, Chrysler, BMW… Multitud de fabricantes usan componentes importados de China, el mercado automotriz más importante del mundo.

“El cisne negro” despertará en cualquier momento. Hay que estar advertidos.

Foto: Bolsamanía

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Que Kenji siga vendiendo plátanos

Seguir leyendo

Opinión

El Tribunal tiene la palabra

Seguir leyendo

Opinión

Bitácora de septiembre: la caballería

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo