Connect with us

Opinión

Los cerebros de corcho de la dictadura

Publicado

el

Los opinócratas tienen la ostra de exigir que un gabinete desaprobado por el 76% de los peruanos haga cuestión de confianza para cerrar un Congreso que tiene más aprobación que el propio gabinete. 



Un grupo de opinócratas se ha puesto a trabajar, en comandita con las redes sociales, en una campañita para impulsar por segunda vez el cierre del Congreso. El Gobierno está jugando a la ambigüedad mientras que a diferencia de la primera vez, a la opinión pública le importa un bledo no solo un renovado enfrentamiento Ejecutivo-Congreso sino que además la causa propuesta para el cierre –a saber, la reforma política– brilla por su ausencia en la información y el interés ciudadano.

Dice Fernando Rospigliosi: “Son muy pocos los que están interesados en la reforma política y conocen de ella; el 30% está enterado de que el gobierno ha presentado la propuesta al Congreso, según la última encuesta de Ipsos. Conocer es un decir, porque si se hicieran preguntas precisas probablemente solo una ínfima minoría sabría de qué se trata realmente”. En otras palabras, 67% de los peruanos no saben ni conocen de lo que les están hablando en cuanto a las reformas políticas y, por lo tanto, no hay motor popular para cerrar el Congreso por un asunto que no le importa a nadie más que a una gavilla de opinócratas que se creen la divina pomada y la encarnación de la “opinión pública”.

Pero el chiste mayor de este sainete es que los babiecas que le piden a Vizcarra que mande a Del Solar a hacer cuestión de confianza (¡sobre un imposible como son los proyectos de ley!) no han caído en la cuenta de que el gabinete del premier tiene…¡76% de desaprobación (Encuesta IEP)! O sea, los opinócratas tienen la ostra de exigir que un gabinete aprobado solo por el 17% de los peruanos haga cuestión de confianza para cerrar un Congreso que tiene más aprobación que el propio gabinete (20%).

Ya en el extranjero poderosas voces mediáticas como The Economist (26 de abril de 2019) vienen cuestionando severamente el cauce de los procedimientos fiscales y judiciales a políticos en el Perú: “Echar a la gente a la cárcel sin cargos, juicio o sentencia es una práctica de DICTADORES, no de democracias. Hacer desfilar a expresidentes con esposas ante los medios de comunicación […] viola la presunción de inocencia, una distinción crucial entre el Estado de derecho y la Inquisición”.

Imagínense si a esto que ya piensan en el extranjero de nosotros se agrega el cierre del Congreso que empujan los opinócratas cerebro de corcho. ¿Qué tendríamos? ¿Cómo quedaría Vizcarra? ¿Y Del Solar? ¿Como demócratas o unos vulgares dictadores?

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Represalias? ¿Dónde?

Seguir leyendo

Opinión

El vudú a Chávarry

Seguir leyendo

Opinión

Negociación con rehenes

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo