Connect with us

Opinión

¡Lima Airport Partners no come ni deja comer!

Publicado

el

El operador del Jorge Chávez seguramente no ha caído en cuenta de que hace más de diez años (cuando ya eran concesionarios) ya se anticipaba que el aeropuerto estaba por colapsar. Su capacidad máxima es de 14 millones de pasajeros y hoy ronda los 22, con un potencial inmenso de crecimiento… trunco. ¡Ningún vuelo sale puntual!



Es increíble que existan indignados por el inicio de vuelos directos entre Santiago de Chile-Cusco. Sigan llorando: ya se anuncian los de Buenos Aires para enero del 2019. Evidentemente, protestan por la herida.

Y la protesta la encabeza Lima Airport Partners, que seguramente no ha caído en cuenta de que hace más de diez años –cuando ya eran concesionarios (obtuvieron la adjudicación en el año 2000)– ya se anticipaba que el Jorge Chávez estaba por colapsar. Su capacidad máxima es de 14 millones de pasajeros y hoy ronda los 22, con un potencial inmenso de crecimiento… trunco. Ningún vuelo sale puntual: las demoras promedio son de 30 a 40 minutos por congestión en la pista, sin perjuicio de los abarrotados servicios de comida y sanitarios en la zona de abordaje. La pequeña Sumaq no se da abasto para atender a todos los pasajeros VIP, y el único con corona es el Duty Free, de amplísimos espacios con música estridente y su, imaginamos, caudalosa rentabilidad para LAP.

Cusco necesita más movimiento: los hoteles cinco estrellas están a toda capacidad. Reciben turistas de lujo que no tienen problema en pagar entre US$500 y US$1000  por noche, pero también a quienes viajan con paquetes económicos. Sin embargo, no es suficiente. Necesitan atraer al visitante de ingresos medios, a aquel que podría hacer un vuelo directo desde su ciudad sin tener que pasar por el agotador Jorge Chávez u obligarse a pernoctar en Lima enfrentándose al infernal tráfico y a la inseguridad. Dicho sea de paso, discurrir por la avenida Elmer Faucett entre bocinazos y agresividad puede transportar a nuestros visitantes a su peor pesadilla y ser un importante factor disuasivo para escoger el Cusco como lugar para vacacionar.

Igualmente, es indispensable abrir la competencia en todos los servicios. El transporte a las Ruinas desde Aguas Calientes está dominado por un monopolio de 32 buses que trabajan a su ritmo. Técnicamente tienen capacidad para transportar a cinco mil pasajeros diarios, pero muchas veces llegan a los siete mil. Se forman largas colas desde la madrugada configurando un innecesario maltrato.

A pesar de todas las carencias reseñadas arriba, el Perú se sigue vendiendo: ¡y es que no podemos parar! Recientemente, Promperú ha participado en el evento Virtuoso Travel Week en las Vegas con el objetivo de colocar al país como destino del turismo de lujo; iniciativa a la que se suma buscar que Lima sea la capital gastronómica del mundo.

El ministro Rogers Valencia hace lo que puede. Ha resultado una excelente medida trasladar las escalas técnicas a los terminales de Pisco y Chiclayo; él sabe que la segunda pista del Jorge Chávez tiene para algunos años todavía pues el aclamado destrabe no habría funcionado.

Está expuesto, como todos, a los mismos riesgos que todo gran proyecto en el Perú: el ventajismo del entorno.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Hace rato que el fusible se fundió

Seguir leyendo

Opinión

La historieta del golpe de Estado

Seguir leyendo

Opinión

Es una huelga por los derechos humanos

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo